Los peloteros del Levante UD

Leyendo una de las publicaciones de Granotil, me he dado cuenta de lo afortunado que hemos sido y somos los granotas. Porque dentro de nuestro mundo eterno de desgracias, también ese toque divino del fútbol nos ha permitido hacer presenciar y vivir momentos inigualables o futbolistas que pasan contadas veces por los estadios algo más modestos para deleitarnos.

-Alberto Rivera (@Levante UD)-
En esta ocasión, hablo en concreto de "los peloteros". Con esta etiqueta se podría bautizar perfectamente a ese estilo de futbolista generador. Un perfil muy solicitado y valorado por los entrenadores, bien acompañando al stopper o si, por lo contrario, la situación requiere ordenarlo que tire de valentía para avanzar unos metros y que con ello implique también la mayor ambición de sus compañeros.

Como decía, en el Levante UD hemos tenido la suerte de gozar de estos irrepetibles. Porque aunque seguro Emilio Nadal y Felip Bens, talantes de su experiencia y siendo auténticas enciclopedias vivientes, nos podrían deleitar con otros mil nombres que analizaron desde el por entonces cemento de Orriols, en mi caso -por edad y ser más referentes de la mayoría- me referiré a solo tres de ellos.

Para empezar esa lista no podía faltar Alberto Rivera. Seguramente lideraría ese ránking tan especial. Un menudo jugador de 1,67 metros que llegó curtido en pocas batallas al Levante. Suerte fue la que se encontró el eterno Manolo Preciado al contar con él en sus filas, por cerrarle las puertas en la "Fábrica Blanca" del Real Madrid. Preciado se encomendó a Rivera como líder y viceversa, para ser dos nombres propios del ascenso 2003/04, cuarenta años después pasaporte a Primera División. Esos rizos rubios que parecían esconder una parabólica para trazar conexiones únicas, infalible desde el punto de penalti (como su gol en Chapín) y con grandes tardes más tarde en la élite vistiendo distintas camisetas, entre ellas las de la Selección Española.

-José Javier Barkero (@Jorge Ramírez | Levante UD)-
Algo más de tiempo pasó para dar con el siguiente, José Javier Barkero. El de Arechavaleta fue el primero de esos nombres que se firmaría en la etapa del 'EuroLevante'. Llegó con mucho silencio y casi de incógnito, pero generó mucho ruido, tanto como el que propiciaba que los seguidores levantinistas vibraran con el mejor Levante de todos los habidos y por haber. Él siempre estaba en todos los saraos. Si había que dar un pase telegrafiado y con el exterior desde más de treinta metros, el vasco era capaz; si había que mandar a la escuadra un misil de falta más próximo o lejano al área, Barkero lo trazaba. No era un indiscutible, porque la competencia con otro histórico como Rubén Suárez era antológica, por lo que en ocasiones era habitual que para compaginar el talento de ambos se endosara más atrás. Dos cortos años los que disfrutamos del '7' que tan bien lució a su espalda, con doce goles en la máxima categoría (que se dice pronto, sin ser su especialidad), como máximo asistente de la Europa League 2012/13 y tan solo empañado por ese final tan oscuro, misterioso y no resuelto tras el Levante 0-4 Deportivo.

-José Campaña (@Adolfo Benetó | Levante UD)-
Y como el tercero de los protagonistas que nos implica, no por ellos menos importante que los hasta ahora citados, uno de la actualidad: José Campaña. 'El mago' para algunos, y con razón. Porque si cierto es que es el más intermitente de todos y sus "likes irónicos" en redes sociales flaco favor le hacen a la clase que atesora sobre donde mejor se desenvuelve como es el verde, también lo es la injusticia que le persigue o los altos niveles de exigencia que en ocasiones se reclama de su figura. Deambulando sin rumbo por diferentes Ligas europeas, se agarró como un clavo ardiendo a la primera propuesta levantinista, que venía nuevamente de hundirse y con Tito que trataba de reflotarlo. Campaña fue ese salvavidas, pero cuando más grande se hizo fue contra los mejores nombres, como cuando comenzó con su siempre deseado Sevilla FC. El hombre de las grandes citas y dianas importantes, una comunicación exquisita con todos sus compañeros, once tantos en total y un buen puñado de asistencias de gol, hasta 19 contabilizadas solo si hablamos de Primera División. Y todo ello, sin que en su móvil suene la llamada procedente desde Las Rozas.

Como casi todo en la vida, hay que valorar lo que se tiene. Porque siempre se lamenta cuando esto no está. Y los peloteros del Levante UD solo pasan cada X años.

Comentarios