domingo, 4 de marzo de 2018

Morales: "El fútbol nos ha dado una buena hostia"

Un partido más sin ganar y un día más en que Morales tuvo que comparecer en zona mixta. El hoy goleador granota no podía evitar estar cabizbajo después de que se escaparan los tres puntos frente al Espanyol.

"El otro día perdimos un punto, hoy son dos. La verdad que el equipo ha hecho buen trabajo. La gente ha recuperado bien pero evidentemente los horarios no nos han beneficiado, estando muy cansados. Yo he pedido el cambio por molestias en al abductor, pero al final pude aguantar ya que Cheick (Doukouré) ha tenido un problema mayor" explicaba Morales sobre las sensaciones que le dejaban este partido, con mucha rabia e impotencia.

-Foto: @Adolfo Benetó / Levante UD-
Morales trasladaba que su celebración señalando al banquillo tenía el significado de que están todos unidos, teniéndolo que sacar entre todos. Sobre en qué mejorar, 'el comandante' citó que hay que mantener la máxima intensidad hasta el final de los partidos tras dos jornadas seguidas encajando gol en el minuto 90. "Cuesta mucho ganar los partidos y en estos últimos se ha visto claro. Hasta que pita el árbitro hay que seguir luchando e intentar no darle facilidades al rival. Estamos en una categoría donde todos los errores se penalizan y el único ha llegado al final del partido, penalizándonos con dos puntos" añadió.

Al igual que Muñiz, coincidía que el Espanyol no había tenido apenas ocasiones de gol y el Levante previamente tuvo un par con Pazzini, habiendo mucha igualdad y que tras acariciar la victoria esto les dejaba un sabor amargo. El vestuario volvía a estar jodido y transmitía que el fútbol les había dado una buena hostia. "Tenemos que seguir adelante. Al final nos quedan once partidos en los que sacar más puntos que los rivales que están detrás".

Así mismo deseaba una pronta recuperación a sus compañeros, ya que Sadiku y Doukouré tuvieron problemas físicos y otros tantos concluyeron con molestias y sobrecargas. Finalmente, antes de conocerse la destitución de Muñiz, comunicaba que seguían confiando en el entrenador y ninguno de los jugadores pensaba que si estuviera fuera sería la mejor solución.