Leo Baptistao invalida el triunfo del Levante UD

Tampoco pudo ser contra el Espanyol. Cuando todo parecía sellado para un nuevo triunfo granota tras tres meses de sequía y gracias a un penalti envuelto totalmente para la polémica, Leo Baptistao arruinaba el sueño y silenciaba el Ciutat de Valencia, poniendo en el aire la continuidad de Muñiz.

-Foto: @Adolfo Benetó / Levante UD-
Aún sabiendo de la importancia y ser imperante sumar los tres puntos, la primera mitad de partido del Levante podría tildarse de inofensivo. El 4-4-2 por el que volvió a apostar Muñiz, hoy con Pazzini y Sadiku como referencias atacantes, fue un rotundo fracaso. A excepción de un par de combinaciones, el juego granota se basó en rifar balones largos. El italiano fue el único capaz de rascar algo, con un remate escorado que Diego López desvió a córner y en una falta peinada previamente por Róber Pier que mandó contra el lateral de la red.

Por su parte, un Espanyol que vio como perdía durante el calentamiento a Sergio García por problemas físicos, tampoco ofreció mucho. Darder y Granero no terminaron de aprovechar su calidad para imponerse a la mermada medular local. Baptistao cabeceando un centro colgado desde la derecha y una falta ejecutada en corto y que Granero envió alto fueron sus únicas señales de aviso. Sin embargo, a escasos cinco minutos del descanso, todas las miradas las acaparó Diego López. El cancerbero periquito tenía un encontronazo con Sadiku y quedaba conmocionado. Finalmente tenía que ser trasladado en camilla y Pau López lo reemplazó.

Para el segundo tiempo Muñiz también movió banquillo. Fue precisamente Sadiku el sacrificado, buscando en Boateng velocidad arriba. Se comenzaba con una nueva llegada para el Espanyol, con testarazo desviado por Gerard Moreno. Y en el minuto 55, por fin tras muchas semanas, el Levante lograba avanzarse en el marcador. En una acción a balón parado, un Cabaco que partía en fuera de juego era derribado. El asistente no lo apreció y Alberola Rojas consideró suficiente para señalar el punto de los once metros. Quien iba a decir a Muñiz que el central uruguayo, en quien tampoco ha confiado, le iba a salvar momentáneamente su puesto... Morales cogió el esférico y transformó la pena máxima.

Había que sacar estos tres puntos como fueran. Morir con todo. Por delante algo más de media hora. Y el Levante estaba cumpliendo bien con su deber. Apenas le generaron ocasiones. Tampoco las dispuso. Eso sí, hubo de padecer un par de sustos al ver como Oier hacía una salida arriesgada y cómo el balón se paseaba en otro centro de parte a parte de la portería sin encontrar un rematador.

Con intercambio continuo de posesiones fue pasando el tiempo restante. Calmó y disminuyó dos marchas el ritmo del partido, pasando a tener más control del esférico mientras el cuadro catalán se desgastaba en la presión defensiva. Pero llegó el fatídico minuto 90, como en Anoeta. Libre de marca y tras un centro raso desde la derecha, Leo Baptistao no erraba y condenaba al Levante ante el desconsuelo de todo. Otra vez final con miradas perdidas y el sabor amargo de continuar una semana más al borde del precipicio.


Ficha técnica: 
1- Levante UD: Oier; Pedro López (Coke, min 55), Cabaco, Róber Pier, Luna; Lukic, Doukouré (Campaña, min 80), Morales, Ivi; Sadiku (Boateng, min 46), Pazzini.

1- RCD Espanyol: Diego López (Pau López, min 44); Marc Navarro, O.Duarte, David López, Aaron; Darder (Jurado, min 75), Granero, David López, Piatti (Melendo, min 65); Leo Baptistao, Gerard Moreno.

Árbitro: Alberola Rojas. Amonestó a los locales y a los visitantes Gerard Moreno, M.Navarro y Darder.

Goles: 1-0, min 55, Morales (pen). 1-1, min 90, Leo Baptistao.

Incidencias: Partido correspondiente a la 27ª jornada de la Liga Santander 2017/18 disputado en el estadio Ciutat de Valencia ante 17.143 espectadores.