Alertas y déjà vu con la historia

El pasado sábado, con el triunfo cosechado en Getafe en lo que supuso el estreno de Paco López como técnico del Levante, se puede marcar un punto de inflexión. Fueron tres puntos vitales en la pugna por la permanencia que, junto a las derrotas de sus rivales directos, agranda la brecha con el descenso hasta los cuatro puntos de ventaja.

-Foto: @Adolfo Benetó / Levante UD-
Contra este rival, no es la primera ocasión en que el conjunto granota ha iniciado su recuperación en malas temporadas. Este podría ser un déjà vu con la historia. Hace siete años, tras el ascenso del centenario y con Luís García en el banquillo, la victoria en el Ciutat de Valencia por dos goles en la jornada 20 dio paso a una escalada en la clasificación y acabar la temporada sin apuros. 

Algo similar ocurrió cuando Lucas Alcaraz tomó el mando en 2014 que, junto a los refuerzos del mercado invernal, al ganar en el Coliseum Alfonso Pérez con un testarazo de Casasdesús, permitió encadenar una serie de buenos partidos y resultados que fueron la antesala a lograr el objetivo final.

Los centrales en jaque

Sin embargo, el Levante tiene la asignatura pendiente de reencontrarse con la victoria ante su afición. Desde el partido contra la Real Sociedad, no la conoce. Y para ello, las noticias con el estado de los jugadores del centro de la zaga no son nada esperanzadoras. Postigo, que está a un partido de renovar su contrato, prácticamente está descartado por el edema que acarrea durante las últimas semanas. Por su parte, Chema sigue siendo duda al estar recuperándose de las molestias sufridas en el calentamiento previo al partido contra el Getafe que le obligaron a salir del once titular.