sábado, 29 de abril de 2017

Levante, un equipazo de Primera División

Por fin el sueño se convirtió en realidad. Menos de un año después, el Levante ha vuelto al lugar donde merece, al escalón más alto del fútbol español. Estaba visto para sentencia y así, este 29 de abril de 2017, se narraba la crónica del ascenso.

-Foto: Jorge Ramírez / Levante UD-
Pasadas las cuatro y media de la tarde, la afición recibía a sus héroes granotas. Ellos, esos incansables seguidores, habían marcado el primer gol. Jaleados y en mitad de un ambiente memorable con casi 19.000 asistentes, arrancaba más tarde el partido. En esta particular final para el Levante, dieron todo lo que estaba a su alcance. El Real Oviedo veía como un huracán pasaba por encima de ellos.

Aguantaron una parte, pero no todo el tiempo. Era el minuto 56 y llegó el momento mágico. Saque de esquina, el mundo se congela y desde atrás aparece Postigo cogiendo impulso para saltar y rematar con toda su alma y garra. Gol y la locura se desata. Sin saber donde ir pero con el magnetismo de un imán todo el equipo lo celebra junto. En las gradas: abrazos, gritos y emoción. Media hora después y con el clásico sufrimiento, pitido final.

Estaba hecho. El Levante ya era de Primera. Invasión multitudinaria en el césped. Selfies y vídeos para guardar en la biblioteca. Más cánticos, más lágrimas y el comienzo de la fiesta. El paseillo a los jugadores al final se convirtió en colectivo, para terminar con fuegos artificiales y el himno sonando de fondo. Y de ahí a la Fuente Cuatro Estaciones. La clásica fuente disfrazada en una discoteca con música resonando a máximo volumen e iluminada en colores azulgranas. Más colorido y sonido le fueron dando los centenares de granotas que se dieron cita. Llegada de los futbolistas, palabras de los protagonistas y coronación de la mano de Rubén García envolviendo el monumento con la bandera y bufanda del club.

El principio de una fiesta que acaba de comenzar y que seguirá el martes. Y ojalá la última celebración de un ascenso, señal de que el Levante seguirá por el camino correcto. Gracias por todo. ¡Hemos vuelto!