sábado, 9 de abril de 2016

La injusticia no se despega del Cabanyal

El Levante UD DM volvió a toparse con la mala suerte en el partido que disputó ante Burela Pescados Rubén el viernes noche en el CabanyalNo fue el debut soñado de Braulio Correal como entrenador en casa, ya que el cuadro granota se vio desafortunadamente vencido en los instantes finales del partido por 2-4 cuando lo tenía prácticamente en su terreno y oportunidades para incluso haber ganado el envite.  

Foto: Jorge Ramírez // Levante UD
El cuadro visitante llegó a Valencia pugnando por los Play-off, mientras que el Levante quería vencer con su gente presente y así certificar un año más en primera, pero desde los primeros instantes los levantinistas se vieron asediado por los gallegos que llegaron a ponerse 0-2 cuando apenas habían transcurrido nueve minutos de partido con un doblete de Iago Rodríguez. El Levante no se encontraba cómodo en la pista y las jugadas colectivas no prosperaban. En el último minuto de la primera mitad, por medio de Charlie, el Levante pudo recortar distancias e irse al descanso a un gol del empate.

La segunda mitad iba deparar un guion bien distinto. El gol del benaventano despertaría a un Levante que quería que los tres puntos se quedaran en el Cabanyal. Los pupilos de Braulio Correal llevaron desde el inicio la iniciativa y se volcaron al ataque sobre la portería de Alex, así materializó Márquez el segundo gol para los locales y el empate en el luminoso. Pero los minutos que precedieron al gol fueron de frustración para el Levante que pagó cara la falta de puntería, con dos dobles penaltis fallados y tres lanzamientos al palo. El Burela aprovechó ese hándicap del Levante y en una ocasión aislada marcó el tercer gol que volvía a adelantarles en el marcador. Y para sentenciar el partido, Alex, portero visitante, haría el cuarto aprovechando que el Levante jugaba con portero-jugador.

Sigue agrandándose la mala racha del cuadro granota que lleva once jornadas sin conocer la victoria. A falta de nueve puntos por disputar las matemáticas todavía dicen que el Levante puede descender, pero el levantinismo se siente de primera una temporada más y al finalizar coreó al unisono "Levante es de primera".