lunes, 28 de diciembre de 2015

Cara y cruz en el penúltimo entrenamiento antes de recibir al Málaga

La primera gran final de Liga se aproxima y con ella se acumulan los problemas para el Levante. La plantilla volvía ayer por la tarde a ejercitarse después de unos merecidos días de vacaciones por Navidad. Rubi y su cuerpo técnico programaron una sesión de entrenamiento a puerta abierta en el Ciutat de Valencia, cita a la que acudieron en torno a un millar de aficionados levantinistas para mostrar su apoyo y en la que los niños recibieron algunos regalos y pudieron fotografiarse con sus ídolos.

Foto: Jorge Ramírez / Levante UD
El primer contratiempo no tardaría en llegar ya que Morales mostró unos problemas físicos que le obligaron a retirarse antes de tiempo. Sin embargo, todo quedó en un susto y esta misma mañana ha podido trabajar con normalidad. Quien también hoy pudo formar parte del grupo fue Mauricio Cuero, después de estar ausente en el anterior entrenamiento tras unas problemas con sus vuelos. El polivalente atacante colombiano, pese a todo, no podrá debutar hasta el partido contra el Rayo Vallecano debido a que el plazo de inscripción en la Liga se abre el próximo 4 de enero.

Si Morales y Cuero fueron la cara de la moneda, Juanfran fue la cruz. El capitán del Levante sufre una fuerte contusión en el pie izquierdo y estuvo sometido a tratamiento de fisioterapia y trabajo específico, situación que le hacen ser duda para el próximo choque. La defensa está en alerta roja ya que Zou Feddal y Toño cumplirán ciclo de amonestaciones, mientras que Nikos continúa lesionado. Con un Trujillo recientemente recuperado tras su operación ocular pero aún necesitando protección, el acompañante de David Navarro contra el Málaga será toda una incógnita y dependerá de la evolución de ambos.