martes, 21 de julio de 2015

José Luís Morales: Desborde madrileño en las bandas del Ciutat

Foto: Jorge Ramírez // Levante UD
Llegó en el año 2011 a la entidad levantinista y tuvo que esperar hasta la temporada pasada para debutar en la máxima categoría con el primer equipo. Tras completar una añada de ensueño y ser  una de las grandes revelaciones de la Liga, su constancia y sacrificio en el trabajo y su calidad y polivalencia dentro del campo, le han valido para ser un jugador fijo en el once del técnico, y otro de los grandes talentos que han emergido en los últimos tiempos de la cantera granota.  Su glorioso paso por el SD Eibar durante la temporada 2013-14 le valió un ascenso a primera y ser uno de los jugadores más destacados de la plantilla. Así dio el salto definitivo a la máxima categoría con el Levante. Pese a tener ya una amplía carrera en los terrenos de juego, Morales quiere seguir acrecentando su aval personal y lo hará en el club azulgrana que prolongó su contrato hasta 2018.

Madrileño de nacimiento y con orígenes manchegos, recaló en la disciplina granota después de haber debutado como futbolista profesional en la Agrupación Deportiva Parla donde completó cuatro temporadas, y haber continuado su carrera futbolística en otro equipo de su ciudad, el Club de Fútbol Fuenlabrada. Fichó por el filial levantinista para disputar la temporada 2011-12 en tercera división bajo las órdenes de José Gómez, quien exprimió al máximo el potencial de Morales y obtuvo grandes números jugando un total de 41 partidos y marcando 14 goles en su primer año.

Foto: Marca.com
Un jugador de banda y ataque que se caracteriza por su velocidad, desborde y un uno contra uno que deja exhaustos a sus rivales. Fue asentándose en los extremos, tanto derecho como izquierdo, en el cuadro granota. Con grandes referencias se ganó continuar una temporada más, la temporada de oro del Levante B. La Ciudad Deportiva de Buñol fue testigo de la calidad del conjunto levantinista que logró clasificarse a los play-off para pelear por un puesto en Segunda División A y fue entonces cuando se consagraron grandes futbolistas que darían el salto definitivo en su carrera, entre ellos José Morales quien jugó 40 partidos y anotó 8 tantos, se ganó una inminente renovación hasta el año 2015 y su paso al primer equipo.

Fue entonces cuando el Levante decidió cederlo una temporada al SD Eibar. “El Puñal de Eibar”, comúnmente conocido en el cuadro vasco, destacó por su personalidad y aptitudes dentro del campo, y enamoró a Ipurúa que se rendía ante cada zancada, cada pase y cada gol del atacante madrileño. 38 partidos, 3 goles, otras tantas asistencias, el Premio BBVA del mes de diciembre de 2013 al mejor jugador y un ascenso histórico a primera división fueron aval suficiente para demostrar que futbolísticamente estaba hecho de una pasta diferente. Dejó huella en tierras guipuzcoanas y todavía, jugando con el equipo contrario, el 11 levantinista tiene allí seguidores que perduraran durante mucho tiempo, como ellos lo harán en el corazón del jugador granota.

    
Foto: Jorge Ramírez // Levante UD
Volvió al Levante para debutar en primera división a las órdenes de Jose Luis Mendilibar. Comenzó como jugador reserva pero sus grandes actuaciones le llevaron muy pronto al once inicial. Con Lucas Alcaraz adquirió un mayor protagonismo y se reinventó dentro del campo. Actuó en prácticamente todas las posiciones habidas en el terreno de juego: lateral derecho e izquierdo, interior, extremo por ambas bandas, también jugó como segundo delantero y como principal referencia atacante. Ha regalado grandes momentos a la hinchada levantinista que ya lo idolatra y lo ensalza como uno de los emblemas del club. En la retina granota quedan arrancadas por banda, regates imposibles y golazos como el que decidió el derbi ante el Valencia en el Ciutat, imborrables en la memoria de los aficionados. 

Con su carisma, humildad y su buen hacer como jugador han hecho que el Levante alargue su contrato tres temporadas más, las que los levantinistas podrán disfrutar de su compromiso como granota.

ARTÍCULO PATROCINADO POR: