viernes, 23 de mayo de 2014

Keylor Navas mejor portero de la temporada 2013/14

Si hay un nombre propio que ha brillado en el Levante UD esta temporada ha sido sin duda el de Keylor Navas. El guardameta costarricense ha sido determinante jornada a jornada con sus magistrales actuaciones individuales para que el Levante viera cumplido el objetivo final de la permanencia.

Foto: Liga BBVA
A pesar del doloroso palo sufrido en la primera jornada donde encajó 7 goles en el Camp Nou, durante toda la campaña liguera cumplió con nota. Partidos como la visita al Sánchez Pizjuán o la visita del FC Barcelona quedarán siempre en el recuerdo y son auténticas demostraciones de la labor tan importante que ejerce un portero. Un recital de paradas imposibles que ha llevado a la desesperación a un gran número de futbolistas rivales que no lograron marcarle gol.

Keylor Navas no ha logrado el "Zamora" de la Liga al portero menos goleado, pero sus números son un escándolo y la realidad del sobresaliente esfuerzo que el tico ha llevado a cabo. Hasta en 16 partidos ha mantenido su portería a cero, superando el registro histórico del club. Tan sólo la expulsión contra el Villarreal le hizo perderse el partido en Getafe. Además de ello, ha realizado un total de 160 paradas en todo el año, deteniendo en un total del 80,1 % de disparos rivales dirigidos a portería. Con dichos números, Keylor acaba como líder del ranking de la Liga BBVA por delante de otros buenos oponentes como Víctor Valdés y Courtois.

La difícil labor de no recordar a Gustavo Munúa ha sido superada con éxito, y muestra de ello es su coronación como el mejor arquero del campeonato español. Quizás el partido del Málaga fuera el último de Keylor Navas con la camiseta levantinista, ya que un gran número de clubes de primer nivel europeo tienen interés por él. A pesar de ello, con contrato en vigor hasta 2015, el presidente granota Quico Catalán mantiene en un principio que quien lo quiera en sus filas deberá abonar antes la clausula de 10 millones €.


ARTÍCULO PATROCINADO POR