domingo, 9 de febrero de 2014

Un punto tan real como increíble

Parece realmente increíble que el Levante vuelva esta noche de San Sebastián con un punto bajo el brazo. Pero también lo parecía en su visita al Pizjuán y en otros tantos partidos en los que la consistencia defensiva y el acierto de un monumental Keylor Navas han permitido al equipo volver a Valencia sumando y dejando a cero la portería frente a un conjunto que sumaba seis triunfos consecutivos como local con una media de cuatro tantos anotados en ellos.

-Fotografía: Marca.com -
El encuentro fue un absoluto monólogo realista. Control continuo, dominio absoluto y ocasiones por doquier. El control de la posesión siempre fluctuó en valores entre el sesenta y cinco y el ochenta por ciento en favor de los blanquiazules, que apenas dieron opción a los pupilos de Joaquín Caparrós de acercarse a su portería en todo el partido.

El planteamiento inicial mostró la variante táctica tan apreciada por el míster utrerano del Levante, con la inclusión de Nikos en un perfil de carrilero en el que tanto exhibe sus virtudes ofensivas, dejando también abierta la progresión por el flanco diestro a Pedro López. Además, Víctor Casadesús se estrenó como titular acompañando en la punta de ataque a David Barral. No desentonó en absoluto con el resto de sus compañeros.

Un inicio calmado, con una Real Sociedad irregular y que funcionaba a base de arreones esporádicos, dejó paso pronto al inicio del recital de Keylor Navas. El arquero tico firmó una espectacular doble intervención en el minuto veinte de partido que milagrosamente no significó el uno a cero. Instantes después, el griego Karampelas se vio obligado a abandonar el campo aquejado de unas persistentes moelstias en su pierna izquierda. Nagore le relevó, disfrutando así de sus primeros minutos en la máxima categoría.

Foto: Jorge Ramírez / Levante UD
Después de un lapso temporal en el que ninguno de los dos equipos fue capaz de crear situaciones claras de gol, fue precisamente al filo del tiempo de descanso cuando, primero Griezmann en dos ocasiones y después Barral pudieron cambiar el rumbo del choque. Tanto Keylor como Bravo evitaron que el electrónico tornase su favor en ventaja de ninguno de los dos equipos.

La segunda mitad mostró un guión definido y que no escapaba de un Levante completamente encerrado en su mitad del terreno de juego y una Real Sociedad nada contemplativa, que buscaba sin tapujos el merecido tanto del triunfo. Tanto fue así que Arrasate no dudó en dar entrada a Vela, Canales y Seferovic, exponiendo sobre el césped todos sus argumentos ofensivos y dejando vía libre a su artillería atacante.

De la mano del mexicano llegaron las oportunidades más claras de gol, con un zurdazo que lamió la cepa del poste y un tanto anulado tras un excelente centro de Griezmann por claro fuera de juego. Finalmente, y aguantando la agonía final, el Levante logró un punto maravilloso que le permite afianzarse en la zona templada de la clasificación con veintinueve puntos, ocho por encima del descenso y merodeando los puestos de acceso a Europa. El próximo sábado, el equipo recibirá al Almería en el Ciutat de València con la intención de hacer bueno este meritorio empate. Increíble, sí,  pero... real como la vida misma.


ARTÍCULO PATROCINADO POR