lunes, 21 de octubre de 2013

El filial, que por fin sonríe, es la cara de la jornada en nuestro repaso a las secciones

Foto: Jorge Ramírez / Levante UD
Por fin. Tras muchas jornadas en busca de la primera victoria, y tras haberlo merecido en varias de ellas, el Levante B de José Gómez se reveló al destino con una reconfortante victoria ante el que era el líder de la categoría, el Atlético Baleares.

Quizás la victoria llegó en uno de los partidos más complicados, ya que los baleares llegaban a Bunyol sin conocer la derrota. Sin embargo, el conjunto granota era conocedor que su situación en la tabla y su poco bagaje de puntos no reflejaba de forma fiel lo mostrado en la mayoría de encuentros. De esta manera, los de José Gómez salieron valientes y convencidos de que ayer era el día para quitarse el sambenito del infortunio, y lucharon para llevarse los tres puntos fuera como fuera. Así, el dominio del encuentro y el mayor empuje de cara a la portería rival lo mostraron los granotas. El filial trató de buscar el camino de gol a través de las bandas y del balón parado. Precisamente a través de este último estuvo a punto de marcar Galán el tanto que poco después no se le resistiría. De esta manera, tras el susto en forma de ocasión de los visitantes, el propio Galán consiguió hacer justicia, al aprovechar un preciso centro de Higón para hacer el 1-0.

A pesar del tanto, los granotas, conocedores de los caprichos del azar, no quisieron tentar a la suerte, y salieron en la segunda mitad en busca del segundo gol que les diera tranquilidad. Higón se mostró muy activo en todo momento en el ataque local. De esta manera, un disparo y una posterior asistencia suya a Galán, fueron las mejores ocasiones para haber sentenciado al partido. Al final, el objetivo de llegar al final del encuentro con un segundo tanto que diera la tranquilidad a los nuestros no fue posible, y tocó sufrir. Los visitantes se resistían a perder su imbatibilidad, pero como bien hemos comentado, ayer era el día en el que sí o sí, el filial iba a conseguir su primera victoria. Así, tanto la defensa como el guardameta Leandro Montagud pusieron el muro en la portería local para conseguir el ansiado triunfo. Con esta victoria por 1-0, los jovenes jugadores del filial granota respiran aliviados, y se sitúan ya a tan solo un punto de los puestos de salvación.
Foto | Jorge Ramírez / Levante UD
Por su parte, el Levante Juvenil A se tuvo que conformar con un empate ante el Elche CF en el intenso encuentro del sábado. Los granotas llegaban al encuentro situados en el coliderato del campeonato, mientras que los ilicitanos llegaban a Bunyol necesitados de puntos tras cuatro partidos sin ganar. La falta de fortuna y acierto de los nuestros, y las fuerzas de flaqueza de los visitantes, que les llevó a aprovechar cualquier ocasión para adelantarse en el marcador, fueron poniendo continuamente cuesta arriba el encuentro a los de Miguel Ángel Villafaina.

De esta manera, los visitantes no perdieron el tiempo y nada más comenzar se adelantarían en el marcador por mediación de Rubio, tras aprovechar un centro desde la banda izquierda. El tanto espoleó a los de Villafaina que se volcaron en busca del tanto del empate. Sin embargo, el esfuerzo no tuvo recompensa y el encuentro marchó al descanso con la victoria momentánea del Elche por 0-1.

Fue en la reanudación cuando llegó el premio. Colomer, que tan solo llevaba 3 minutos en el campo, aprovechó una gran asistencia de Calderón para hacer la igualada. El 1-1 parecía devolver las cosas a la normalidad y hacía prever un Juvenil granota volcado en busca de una nueva victoria. Y así fue, pero hoy la suerte, que siempre es importante en esto del fútbol, no estaba de lado de los jóvenes del Levante UD. De esta manera, tras un gol anulado a Calderón por posición ilegal, el Elche demostraría que, a pesar del mayor número de llegadas locales, venían a Bunyol con las ideas muy claras y convencidos de no desaprovechar la mínima ocasión. Así, David volvió a adelantar a los ilicitanos para desespero de los granotas. Sin embargo, faltaban 20 minutos y la palabra rendición no está dentro del diccionario de este competitivo equipo, y lo siguió intento hasta el final. Calderón pudo empatar en un mano a mano con el guardameta visitante y Chuso estrelló un balón al palo tras un falta servida por Matías. Precisamente Matías, sería el que conseguiría el objetivo tras, primero, provocar un penalti y, después, transformarlo a pesar de las malévolas intenciones del portero ilicitano. Un tanto que supuso el empate final en un encuentro intenso y lleno de alternativas, que seguro que los presentes disfrutaron al máximo. 

Foto: AE Bellsport
Por su parte, el Levante UD DM de Fútbol Sala, que nos tenía malacostumbrados últimamente, puso la cruz de la jornada al perder en la cancha del L´Hospitalet Bellsport. Precisamente el conjunto catalán se ha hecho con el liderato de la Segunda División tras vencer a los nuestros por 5-3. Por lo que indica el progreso del marcador, los locales salieron convencidos en busca de la victoria y no dieron tregua en una primera mitad que acabaría con 3-0 para los locales. Jordi Lledó pareció abrir las esperanzas granotas al comienzo de la segunda mitad, pero poco tardaron los locales en responder con el 4-1. Aún con tiempo por delante, Márquez haría el 4-2, pero parece que los locales no estaban dispuestos a poner en peligro los puntos en su feudo y a falta de dos minutos harían el 5-2 que cortaba las esperanzas valencianas de sacar algo positivo. Finalmente el resultado se cerró en un 5-3 para el Bellsport, que se sitúa líder empatado con Elche, Cartagena y Tenerife. Por su parte, la derrota no impide al Levante UD DM mantenerse en la parte alta de la tabla, a tan solo un punto del liderato. El próximo sábado, cita importantísima en el pabellón del Cabanyal contra el Elche CF.