sábado, 11 de mayo de 2013

Sin recompensa de gol y pidiendo la hora contra el Real Zaragoza

Reparto de puntos en un partido sin goles entre maños y valencianos. Y no sería por ocasiones, sino porque el balón escogió uno de esos días que no quiso entrar. Resultado que supo más dulce para las locales, ya que se terminó con nueve jugadores tras la expulsión de Pape Diop y Pedro López.

Acquafresca contra el R.Zaragoza (@Jorge Ramírez / Levante UD)
El Levante realizó uno de los mejores comienzos de la temporada, dominando el partido y dando velocidad al juego. Nada más comenzar, el árbitro Gil Manzano no señalaba un penalti a favor de los azulgrana por unas manos de un defensa zaragocista. La parroquia del Ciutat se indignaba. Poco después, se anularía un gol a Acquafresca por un fuera de juego previo. El italiano realizó su mejor partido en el club y estuvo muy participativo en las ofensivas. Pedro Ríos era su aliado y de esa dupla surgieron un par de llegadas más en las que faltó el acierto o Roberto estuvo atento. Transcurrida la media hora, el corazón y las ganas del Levante no podían superar a un Real Zaragoza que fue yendo de menos a más tras un flojo inicio. Sería Hélder Postiga quien dispondría de cabeza de la posibilidad de gol más clara para el conjunto de Manolo Jímenez, pero le faltó potencia.

Ya en la segunda mitad, una jugada marcaría el rumbo del partido. Pape Diop, en lucha por un balón, no vio venir a su adversario y realizó una dura y peligrosa falta a la altura de la cabeza que supuso su expulsión. Fue cuando el Levante, a pesar de otro buen inicio de parte, tuvo que recurrir a una buena defensa y con Simao Mate sobre el césped. El Real Zaragoza no se lo pensó dos veces y se lanzó a por el partido, aunque se le vio falto de ideas. Iborra aún pudo poner por delante al Levante hasta en dos ocasiones: en una falta buscando portería y en un cabezazo tras un córner. En esta segunda oportunidad, Roberto evitó un gol ya cantado. Con la entrada de Rochina, los hoy vestidos totalmente de blanco se adueñaron del balón. Las combinaciones en la zona de 3/4 no encontraban un claro destinatario, a pesar de que hubo empeño en buscar la referencia de Postiga. Fue precisamente el delantero valenciano Rochina quien volvió a hacer oír los "uy" sobre la grada, con un disparo lejano y potente que Keylor Navas terminó desviando a saque de esquina. Con el tiempo cumplido, Pedro López vio una segunda cartulina amarilla tras llegar tarde a por un balón y el partido terminó con el Levante encerrado atrás y el público pidiendo la hora. El marcador no se movió durante los noventa minutos y volvió la unión equipo-afición.

ARTÍCULO PATROCINADO POR ERVIMA GRUPO