La maldición del número 11

Si algo no sale bien o parece maldecido en el Levante UD son dos cosas: los futbolistas que escogen llevar el dorsal 11 en su camiseta y, a menudo, los fichajes del mercado invernal. No es un caso puntual, es la tónica ya habitual. No todo puede ser positivo en un club aunque se trabajen muy bien las cosas y faltando en ocasiones la fortuna extra. A continuación, os presentamos un análisis del caso señalado.

Savio Bortolini
Nos remontamos a la temporada 2007/08. Sin duda, una de las peores de la historia del club. A base de "viejas glorias" y salarios de ensueño, Villarroel soñaba con un Levante europeo. Quien le diría que este éxito no se conseguía a base de ello, sino que tome nota de los tiempos actuales. Por entonces, un ex-madridista y con gran curriculum dejaba su firma en las oficinas de Orriols: Savio Bortolini. Él escogió el 11. Pero el bueno de Savio, a diferencia de otros veteranos que han dado rendimiento en este equipo, estaba a bajo nivel, no daba el rendimiento esperado y terminaría dejando el club sin pena ni gloria a mitad de temporada en la huida colectiva de algunos jugadores.

Avanzamos un año más y nos encontramos en segunda división, tras el fracaso obtenido, comenzando de cero y planificando la plantilla en apenas varias semanas. El elegido para defender "el número maldito" fue Miguel Pérez. El caso del interior diestro fue extraño. De claros y oscuros, terminando en tragedia. Comenzó cuajando buenas actuaciones y siendo un hombre destacado por banda. Pero comenzó su pesadilla: las lesiones. La primera la superó y pudo reincorporarse más o menos a la normalidad. Sin embargo, en la segunda no se le hizo un buen diagnóstico y prácticamente se pasó el año sin poder jugar. Tenía un año más de contrato, pero en la primera mitad del campeonato 2010/11 se decidió rescindir y en los últimos tiempos vino jugando con el Avilés.

Felipe Manoel
En la temporada previa al centenario, en el mes de enero llegó un joven centrocampista procedente del filial del Villarreal. Tal vez pocos se acuerden, pero su nombre es Felipe Manoel. Su aportación fue escasa y pasó desapercibida, jugando los "minutos de la basura". Al final de campaña, volvió al conjunto amarillo y poco más se supo de él. Un claro ejemplo de los desafortunados refuerzos de mitad de temporada.

Transcurrido el tiempo, ya sin Miguel Pérez y estando el Levante en la primera división del fútbol español, se llegó con el Arsenal inglés a un acuerdo de colaboración para que sus jóvenes talentos pudieran tener una oportunidad como granotas. ¡Vaya trato...! La primera en la frente. Recién fichado desde el Fluminense, el Arsenal de Wenger contrataba a Wellington Silva, cediéndole hasta final de temporada. Llegaba ya en el mercado invernal. El brasileño eligió -cómo no- el número 11. Pero su juventud y falta de cabeza le jugaron una mala pasada y se vio envuelto en mitad de muchas polémicas. Por mucho que Luís García y JIM intentaron llevarle por el buen camino, tras confiar de nuevo en él con otra segunda cesión, al final se tiró la toalla. Welli finalmente apenas disputó poco más de 40 minutos en un año.

Botelho
Este se fue, pero llegó otro brasileño. Segundo consecutivo que escogía el número de la discordia. En esta ocasión era Botelho, un buen conocido de JIM. Un día antes de oficializar su traspaso, causó ya la primera polémica que por poco hizo retroceder en dicha operación. Y con él también llegarían Ghezzal y Óscar Serrano, otras dos incorporaciones invernales que para nada dieron el nivel. El primero llegaba para ser sustituto de Koné y cuando disputó encuentros como máxima referencia ofensiva, el franco-argelino desaparecía. Únicamente hay que destacar los dos goles contra el Athletic, tras más de un año de sequía goleadora. Del segundo hablaremos más tarde. Pero volviendo al caso Botelho, su irregularidad y también su mala cabeza -al igual que Welli- no le permitieron llegar a ganarse una segunda oportunidad. Aprovechó la lesión de Juanlu para ser el titular, con algunos partidos bastante aceptables y con otros en que dejó mala imagen y siendo cuestionado por la grada. Para este 2012/13, Botelho se halla disputando la 2ª división brasileña.

Por último, toca hablar de Óscar Serrano. Habiendo llegado al empezar 2012, no contento con el número 8, cambió al... ¡Oh, vaya! El 11. Tras diecisiete jornadas disputadas, el interior zurdo no ha disfrutado de ningún minuto y no tiene la confianza del entrenador, quien rara vez lo incluye entre los convocados. Su salida del Levante depende de él mismo y rescindir su contrato.

Ha llegado el 2013. Se ha abierto el mercado invernal. El número once también podría volver a quedar libre. Habrá quien crea en supersticiones; otros en casualidades. Pero la realidad es la que es. Parece la maldición del número 11. ¿Cuantas veces se seguirá repitiendo este caso y el de las incorporaciones invernales con resultado negativo?


Artículo patrocinado por ERVIMA GRUPO

Comentarios

  1. Botelho supera la banda izquierda que tenemos este año. Y además era de los más integrados en el vestuario gastando bromas a los compañeros.

    ResponderEliminar
  2. Óscar Serrano cuando llevaba el 8 era candidato al Balón De Oro, lástima que cogiera el 11. #JusticiaParaÓscar

    ResponderEliminar
  3. botelho era dios y lo sabeis...no me experaba que se fuera. UNO DI NOI

    ResponderEliminar
  4. -Felipe Manoel, mítico jugador del futbol brasileño, lástima que el #11 sea gafe...
    -Pero no llevaba el #12?
    -Fíjate si el #11 es gafe, que incluso contagió al #12...

    ResponderEliminar
  5. Hi! I'm a gunner Wellington Silva's supporter, in my opinion is one of the main pieces of the Brazilian National Team of Brazil World Cup 2014.
    Amunt Levante! Go Alcoiano! Forza Ponferradina!

    ResponderEliminar
  6. Para gustos colores, pero como has dicho Wellington Silva apenas jugó en el Levante así que si no has visto el potencial que tiene para demostrar tampoco puedes decir que formó parte de una maldición. Acerca de las polémicas si no le conoces personalmente tampoco puedes hablar acerca de unas polémicas que ni si quiera sabes si son ciertas. Realmente en este artículo no dices mucho en su contra pero como no es la primera vez que haces comentarios acerca de él, pues aprovecho la ocasión. Como cualquier persona es libre de hacer lo que quiera con su vida, y ni tú ni nadie tiene que juzgarlo por lo que haga o deje de hacer y sobre todas las polémicas que surgieron sobre lo que hacía en su vida cuando estaba en el Levante, quien no sabe las cosas como son, que no hable. Gracias y destaco lo gran persona, gran amigo y gran futbolista que es Welli.

    Cristina Martín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No voy a entrar a discutir contigo sobre el tema porque tu amistad con él a veces te altera demasiado cuando no estoy diciendo nada del otro mundo. Este va a ser el último comentario que te dirija. Simplemente decirte que sí forma parte "de esa maldición", porque en este artículo expongo los jugadores que llevando aquí el nº 11 no han triunfado.

      En cuanto a su potencial tampoco te lo discuto, pero su mala cabeza y una serie de actos (la webcam al llegar, las pilladas por Facebook a altas horas de la noche, alguna foto expuesta por él mismo, también con conocidos que han pasado noches de fiesta con él, etc.) no le han permitido triunfar en esto y que durante un año entero esté como un rey. Si quiere triunfar en el mundo del fútbol, no va por buen camino.

      Nunca la tomo con nadie y si tengo que criticar no es por gusto, es por haber razonez más que suficientes. Tú que me lees, verás que rara vez he cuestionado a los futbolistas, salvo casos excepcionales y dando motivos deportivos o extradeportivo.

      Por supuesto que con su vida haga lo que le apetezca y no le cuestiono su persona, pero no cuando esté realizando su trabajo. Porque él es profesional y el fútbol no lo tiene como hobby. O eso creo.

      Un saludo y que demuestre lo que vale. Si quiere.

      Eliminar
    2. A Cristina Martín:

      Si es verdad que eres amiga de Wellington, tu comentario pierde la poca validez que puede tener. Principalmente porque por lo que leo, te dejas llevar por el impulso de defenderlo a capa y espada sin tener razón en tus "argumentos". Aquí no se ha juzgado su vida, ni sus actos, ni se le ha insultado. En esta entrada, muy buena por cierto, no se han dicho más que VERDADES y HECHOS.

      Por otra parte, lo que sí se le ha juzgado, y con razón, es su rendimiento deportivo que ha sido más bien discreto (por no entrar en ofensas mayores). Dices que no le han dado minutos. Probablemente haya jugado poco, pero el que sepa un poquitín de fútbol sabrá que los minutos TE LOS GANAS en los entrenamientos. Si durante los mismos el míster te corrige y tú te enfadas y no haces caso (HECHO que se publicó la temporada pasada, si no recuerdo mal) obviamente no vas a jugar. Y si en los pocos minutos que te dan haces lo mismo que Arbeloa en la selección (menos que nada), pues lógicamente no vas a jugar.

      No entro en la forma de ser ni el carácter ni en la persona de Wellington, pero deportivamente aquí dejo cosas muy claras. En primer lugar, NO defiende, y eso en el fútbol europeo es muy importante (quizás en Brasil no tanto). En segundo lugar, sus acciones van dirigidas a lucirse personalmente en vez de buscar lo mejor para el equipo. Por último, su falta de actitud, de autocrítica y de ganas de mejorar le acabaron de cerrar las pocas puertas que tuvo para jugar.

      Me parece muy bien que quieras defenderlo y te moleste que se escriba en contra de él, pero en este caso no tienes razón en tus quejas. Wellington no hizo méritos deportivos suficientes en el tiempo que estuvo aquí para quedarse, jugar y ser importante, y su actitud no fue la adecuada. Eso es así.

      Un saludo

      Eliminar
  7. Por cierto, no lo había leido!
    ¿Juventud y falta de cabeza? No hablemos de jóvenes y de falta de cabeza, que a los primeros que les falta la cabeza es a los que hablan sin saber.
    Tiene MUCHA cabeza, sabe lo que está bien y lo que no, lo que hace mal lo rectifica y en el Levante no defraudó a nadie, simplemente no le dieron oportunidades para jugar nada más. Y acerca de lo de juventud, no hizo nada referente a su juventud por lo que se le pueda juzgar así que lo digo de verdad, NO HABLEIS SIN SABER.
    GRACIAS
    Cristina

    ResponderEliminar
  8. La mala suerte de los que llevaban el número 11 les sigue acompañando a estos jugadores, ninguno de ellos ha tenido mucha suerte en los posteriores equipos en los que han militado.

    -Savio: Del Levante pasó a la Desportiva Capixaba(2008) en la Regional brasileña,luego se fue a Chipre al Anorthosis Famagusta hasta el (2008-2009), que disputó la fase de grupos de la Champions y de ahí al Avaí(2010)que militaba por aquel entonces en la Serie A brasileña, allá se retiró.
    -Felipe Manoel: Estuvo en el filial groguet hasta 2010, después se marchó a Brasil, concretamente al Caxias do Sul(2011) en la Serie C brasileña y ahora milita en el Santa Cruz de la Regional Brasileña
    -Miguel Pérez: No se si aún continúa en el Avilés, tampoco tengo prueba de si ha jugado allá.
    -Wellington Silva: Parece que el Arsenal no confía mucho en él ya que va de cesión en cesión, el año pasado con el Alcoyano, recién ascendido a 2A, donde fue sin duda de lo más destacable y ahora en la Ponferradina, también recién ascendida y que es la revelación de esta temporada en Segunda, van 6º , en puestos play-offs y su delantero Yuri de Souza, hermano del ex-granota Igor (nos tocó el hermano malo) es el pichichi con 11 tantos. Respecto a Welli, creo que cuando acabe su contrato con el Arsenal volverá a Brasil, una pena porque si se centra puede acabar en un grande.
    Pedro Botelho: Ya no pertenece al Arsenal, ahora milita en el Atlético Paranaense, que ha ascendido esta temporada a la Serie A brasileña.


    ResponderEliminar

Publicar un comentario