martes, 21 de febrero de 2012

Una 'botelhada' en el momento más difícil

Pedro Botelho certificó de manera definitva el pasado domingo 12 de febrero por qué nunca seremos capaces de ver el gran talento futbolístico que alberga en sí, y que hizo que un gigante del fútbol europeo como el Arsenal apostase en 2007 por ese joven de dieciocho años que comenzaba a maravillar en el Figueirense.

Después de pedir perdón por activa y pasiva tras sus actos de indisciplina, y escudarse en situaciones personales y de desencanto con su anterior equipo, el Rayo Vallecano, y concretamente con su preparador José Ramón Sandoval, parecía que ésta era la gran oportunidad que el mundo del balompié ofrecía al zurdo baiano, de la mano de un equipo que registraba unos números de ensueño, y de un entrenador que le hizo descubrirse, destaparse y creer en sus posibilidades.

Juan Ignacio apostó por Pedro, y de hecho, le otorgó la confianza de incluirlo en el once inicial en partido de Copa del Rey frente al Valencia a los pocos días de aterrizar. Tras repetir en el envite liguero ante el Racing de Santander, donde las sensaciones fueron bastante negativas, el carioca formó parte de la expedición en la visita al Santiago Bernabéu. Y de nuevo en Madrid, los temores ya presagiados por algunos se convirtieron en realidad. El jugador disfrutó de la noche en la capital, y debió volver por sus propios medios al día siguiente.

No es la primera, ni será la última de un chico desorientado en este enorme universo futbolístico, y que nos privará de un talento descomunal. El jugador ha vuelto a entrenarse con normalidad después de ser apartado y no entrar en la convocatoria del duelo frente a quienes fueron sus compañeros durante la primera parte del campeonato. El club le abrirá expediente y será sancionado económicamente.

Ballesteros: "No hay nada que nos dañe"

El capitán, recién renovado, compareció ante los medios para comentar el incidente protagonizado por su nuevo compañero, y además referirse a la racha negativa por la que atraviesa el equipo en el campeonato liguero, donde suma más de dos meses sin conocer la victoria.

Respecto al Caso Botelho, Sergio afirmó que "Pedro es un buen compañero", y que confían que "dé un rendimiento al club, desde donde también se han tomado una serie de medidas". Espetó que "es absurdo negar la evidencia".

Sin embargo, Ballesteros aseguró que este incidente no afectará para nada a la plantilla, y que en todo caso será positivo "para hacernos fuertes como equipo", recordando que son un bloque "muy unido" y que "nada les puede hacer daño".

En cuanto a la situación liguera, y la incapacidad del equipo para mostrar el juego exhibido en el primer tercio de campeonato, y por supuesto, de lograr resultados positivos, recordó que "no es para nada alarmante porque estamos a nueve puntos del descenso", pero no olvidó los fantasmas del pasado, y concluyó firmemente convencido de que "esta racha negativa no se puede alargar".