El último regalo de 2018 para el Levante UD

Está a punto de terminar un año que ha sido de bonanza para el Levante, en casi todos los aspectos. Desde el punto de vista deportivo, casi siempre entre los diez primeros clasificados, destacando el punto de inflexión de la llegada de Paco López al mando del primer equipo. Y también en lo económico, con la venta de Jefferson Lerma como gran valuarte.

-Felipe Caicedo (@Levante UD)-
Sin embargo, al margen de esos 30 millones € tras el adiós del centrocampista colombiano, a los levantinistas todavía les acaparaba un regalo más con el que no se contaba inicialmente. Tal y como se destacaba en la ya pasada Junta de Accionistas del pasado jueves, el Levante va a ingresar en sus arcas en torno a algo más de un millón de euros por diversos traspasos producidos.

En la cumbre de todos ellos está Langerak. Quico Catalán, así como también venía reflejado en las cuentas anuales, confirmaba que la venta final de Mitch Langerak al Nagoya Grampus japonés quedaba fijada finalmente en 940.000 €. Pero la venta del meta australiano no ha sido la única, sino también la de hasta otros tres jugadores que ya dejaron caja y ahora vuelven a repetir.

En esta segunda lista tenemos el caso de Felipe Caicedo. El delantero ecuatoriano, autor de once tantos en Liga su etapa como granota, dejaba otros 150.000 € tras su marcha del Espanyol al Lazio. Lo mismo ocurrió con Camarasa, del Betis al Cardiff City de la Premier League, con medio millón de euros tanto por derechos de formación como del acuerdo económico establecido por futura venta. Finalmente, la marcha de Rafael Martins a la Superliga China otorga un plus de 50.000 € de beneficio.