SD Huesca - Levante UD: Una batalla de fuerzas y psicologías

Es la frase que todo amante al fútbol deseaba escuchar: regresa la Liga. Este sábado, en el estadio de El Alcoraz, la competición nacional se retoma para el Levante con un partido frente al Huesca. Y no hay que engañarse: es de esos compromisos nada fáciles. Toda una batalla de fuerzas y psicologías.

-Conjura del equipo / @Adolfo Benetó (Levante UD)-
El conjunto aragonés es el colista de la Liga Santander. Una sola victoria le contempla, aunque en el horizonte tiene la permanencia a cuatro puntos de distancia. Es un momento delicado, pero a su vez un punto de inflexión que puede recordar precisamente a otros muchos que ha tenido el Levante consiguiendo al final sus objetivos. En cambio, pese a que los granotas están cómodamente asentados en la octava plaza, llegan muy debilitados por las hasta siete bajas que hay en plantilla y de ello podrá sacar provecho el rival.

El tridente balcánico

Vukcevic, Prcic y Bardhi. Un montenegrino, un bosnio y un macedonio. Si de aquí a la hora del partido Paco López no opta por una alternativa, el tridente balcánico será quien ejerza de máquina locomotora para que el Levante imponga su autoridad.
Sin un comandante y sin elección de atacantes

Como se decía antes, es jornada delicada por las numerosas ausencias que hay en la convocatoria. Algunas de gran renombre como Morales y Campaña, por sanción. También Postigo, líder de la zaga, por una sobrecarga. Y contando con las lesiones de Samu García, Doukouré, Rochina y Luna. Por ello, el jugador del filial Manzanara forma parte de la expedición. Mientras tanto, la elección de la dupla de atacantes tampoco parece clara, aunque Roger partiría con algo de ventaja para ser uno de los delanteros que salgan de inicio.
Que no engañe el azulgrana

A Huesca se desplazarán en torno a un centenar de aficionados levantinistas que arroparán a su equipo. Pese a las circunstancias, se confía plenamente en la victoria y estos jugadores. Pero que el azulgrana no engañe, ya que los oscenses visten dichos colores y tras el cambio de técnico, no contar con Luisinho y Melero y apostar probablemente por una defensa de cinco hombres, quieren comenzar a construir su feudo y no se van a conformar con algo que no sean tres puntos.