El calvario de Iván López no tiene fin

El fútbol es trabajo y calidad, pero en el mismo también se necesita una pizca de suerte. Hay futbolistas que aprovechan su momento y se consolidan llegando a sus metas, pero hay otros que por distintos motivos este deporte les castiga y les impide alcanzar su felicidad.

-Iván López / @Gimnasticdetarragona.cat-
En este segundo caso encontramos a Iván López. El lateral formado en la cantera del Levante rebosa de esa calidad a raudales. No fue fruto de la casualidad que militando en el filial fuera convocado en varias ocasiones por las categorías inferiores de la Selección Española. Sin embargo, el valenciano ha vivido estos años una auténtica pesadilla en forma de lesiones y ahora le toca vivir otro de esos duros episodios.

Tras pasar la pasada temporada prácticamente en blanco por una lesión en el Santiago Bernabéu cuando por entonces era el lateral diestro titular del equipo y una posterior rotura del ligamento cruzado de la rodilla izquierda en su primer entrenamiento cuando ya estaba recuperado, este año buscó nuevas oportunidades. Debido a la competencia, donde tendría menor protagonismo, Iván López y el Levante acordaron una cesión al Gimnàstic de Tarragona para rodarse y ganar ritmo de competición, intentando un resultado tan favorable como campañas atrás en el Girona.

Iván López comenzó con buen pie. En Tarragona había disputado algo más de 300 minutos de juego, ganándose el puesto. A pesar de ello, las alarmas saltaron y el futbolista pasó el viernes por quirófano por una recaída de su pasada operación. "En este momento una de las suturas del menisco ha dejado de realizar su función, provocando una lesión de este. Su reparación debe ser quirúrgica. Se realizará esta misma noche" rezaba el comunicado del club catalán, estimando un plazo de recuperación en unas seis semanas.