El loco derbi de filiales se decanta a favor del Valencia Mestalla

¿Qué mejor escenario que el Ciutat de Valencia para acoger el derbi de filiales de los dos equipos más representativos del Cap i Casal? Esta noche Orriols abría sus puertas y los aficionados presentes de ambos equipos disfrutaron de un duelo con emoción hasta el final.

-Derbi de filiales / @Adolfo Benetó (Levante UD)-
De escasas llegadas, obradas en su amplia mayoría por Arturo Molina, y con un fútbol no tan vistoso se disfrazó la primera parte del encuentro. El Valencia resistía y sus figuras más emblemáticas de la plantilla no terminaban de aparecer, como Kangin Lee o Álex Blanco, este último hijo del director deportivo del Levante, Tito.

Más competida y animada fue la segunda mitad. La buena actuación de los porteros y cuando no la falta de resolución en los metros finales impedía que el marcador se desvirgara. Merentiel desaprovechaba las dos ocasiones más claras para los valencianistas, mientras que a falta de veinte minutos el defensa Guillamón evitaba el gol granota prácticamente en línea de gol frente a dos disparos casi consecutivos.

Pero el final fue tenso y dictó sentencia. Se iba a finalizar el tiempo reglamentario cuando el árbitro señalaba pena máxima para el Valencia Mestalla en una acción no exenta de polémica. El croata Racic tranformaba con acierto para adelantar al conjunto ché. Y en el noventa y dos, en área contraria, nuevo penalti señalado y también puesto a debate. En cambio, un ya recuperado Juan Delgado realizaba una mala ejecución y enviaba fuera su disparo.

Las opciones del Atlético Levante se esfumaban de esta forma, mereciendo una mayor recompensa, y los tres puntos se los adjudicaban los de Mestalla.