La historia que nos pertenece

Un 18 de julio de 1937, el Levante FC ganaba la Copa de la España Libre venciendo al eterno rival el Valencia CF, en Barcelona, por un gol a cero.  En esta Copa participaron equipos de Valencia como de Cataluña, dos territorios que no se encontraban bajo la dictadura franquista, sino que aun existía el régimen republicano. Tras la guerra, el régimen declaró nulos todos los títulos deportivos obtenidos durante la contienda en la zona republicana y dejó sin reconocimiento a los equipos campeones.

81 años después, a fecha de 18 de julio de 2018, sigue sin reconocerse este trofeo al Levante UD. ¿El por qué? Tanto Villar anteriormente como Tebas han defendido la postura de declarar inválida esta Copa, en desagrado de muchos levantinistas que, en lugar de aceptarlo, damos por nuestro este primer título en la historia del club.

El Levante FC que ganó la Copa de la España Libre. /AS/
La cuestión llega cuando, aficionados de otros clubes me preguntan por qué esta obsesión por la Copa de la España Libre, a lo que yo siempre respondo que si realmente se produjo una transición política en 1976 deberían eliminarse todos los rasgos que dejó Franco en todos los ámbitos: el político, el social, el económico y el deportivo. Si tan democráticos somos, ¿qué costará aceptar el título conseguido por el Levante?

Antes mi ilusión por la oficialización de este título se encontraba más por debajo que Satanás. Pero ahora, con el nombramiento de Luís Rubiales, exfutbolista del Levante UD y actual presidente de la Real Federación Española de Fútbol, mi esperanza va resurgiendo, con el sueño de que algún día se haga justicia y poder decir alegremente que mi club tiene en sus vitrinas un título oficial.