domingo, 4 de marzo de 2018

Muñiz: "Es una pena que en los últimos dos partidos, en el minuto noventa, nos hemos dejado puntos"

"El Levante tiene mucho más de lo que parece". Con estas declaraciones de Quique Sánchez Flores se podría comenzar la que tal vez haya sido la última comparecencia de Muñiz como entrenador granota. El partido número 15 sin conocer la victoria, tras verse empatado cumplido el tiempo reglamentario.

-Foto: @Adolfo Benetó / Levante UD-
"Me quedo con que los jugadores se han dejado la piel. El equipo se ha dejado la vida. Es una pena que en los últimos dos partidos, en el minuto noventa, nos hemos dejado puntos. Solo puedo felicitarles y decirles que sigan con esa ilusión y ganas". Así empezaba Muñiz su valoración de este duelo contra el Espanyol, explicando también que todos los cambios se habían producido por problemas físicos como Doukouré, Pedro López y Sadiku y la acumulación de partidos en estos últimos días. 

Al ser preguntado por la poca pegada ofensiva y tiros a puerta, respondía: "¿Y el Espanyol? Hubo muchos centros y despejes, siendo un partido igualado. La pena es que te adelantas en el marcador y no poder mantener esa ventaja. En los minutos finales se vio ese nerviosismo. Nos falta esa pizca de suerte".

Bardhi y Cabaco. Dos nombres propios y por los que estas semanas todo el mundo se ha preguntado  que ha pasado con ellos. Muñiz lo justificaba principalmente por la competencia. "Cabaco ha tenido una progresión tremenda y cuando se lo ha merecido ha entrado. Es competitivo, demuestra un gran trabajo diario". En cuanto al mediapunta macedonio, se excusaba en el sistema de juego y en qué sino se habría preguntado por otros nombres, opinando que en estas últimas jornadas, por sus características, no era el jugador más adecuado.

Perplejos también dejó al responder sobre su continuidad, cuando comentó que tras la pasada reunión del Consejo de Administración le transmiten a las 21:30 horas que sigue siendo el entrenador y que se fue informando por lo que iba llegando por la prensa. Además, él seguía preocupándose por preparar cada entrenamiento y partido y por el devenir del Levante.

Finalmente, veía y le sorprendía tanto pesimismo en el entorno durante las últimas semanas, argumentando que el juego estaba acompañando y que, desde su punto de vista, el equipo merecía estar más arriba.