lunes, 26 de febrero de 2018

De derrota en derrota granota y tiro porque me toca

Con un gol encajado en propia puerta en un córner y con un saque de puerta del rival. Aunque suene duro de leerlo hasta para los incrédulos, así volvió el Levante a sufrir otra derrota más en lo que va de temporada. El partido número veinte donde solo una vez se cosechó el triunfo, tras una semana donde se ha reafirmado a Muñiz y sabiendo que aunque tus rivales directos hubieran fallado, tú no podías hacerlo.

-Foto: @Adolfo Benetó / Levante UD-
La jornada 25 se cerraba con este duelo. Muñiz apostó finalmente por pasar a un 4-4-2 como sistema de juego. Y lo cierto es que se obtuvo el mismo resultado, yendo a contracorriente del Betis, sin dominio y muy conservadores con el resultado. Los primeros instantes se saldaron no obstante con llegadas en ambas porterías, primero con una acción a balón parado que Mandi voleó por encima de palos y luego con una formidable doble atajada de Adán ante un disparo raso de Sadiku y con cuyo rechace se hizo Morales, despejando el guardameta a córner.

Siguió avisando el conjunto verdiblanco con tímidos avisos y alguna llegada desde la izquierda con Junior como protagonista, que no puso en grandes apuros a Oier. La entrada de Levante Fans en el minuto 15, como señal de protesta ante la actitud del anterior encuentro disputado en Anoeta, dio un empujón más a los locales. Morales volvió a coger las riendas de los granotas y un centro suyo fue conectado por Roger con la espuela, paseándose el esférico de una parte a otra de la portería. Y la última antes del descanso también tuvo tintes béticos, con Fabián buscando un tiro ajustado desde la frontal, volviendo a responder acertadamente Oier.

En contra de revertir la situación, la segunda parte todavía se puso más cuesta arriba para el Levante. Joaquín pudo adelantar al Betis con un contragolpe que no pudo finalizar gracias al acierto de Oier. Pero un par de minutos más tarde, en un saque de esquina, los pupilos de Setién si lograban el tanto. De nuevo Oier tiraba de reflejos respondiendo ante un gran testarazo, pero en segunda instancia Chema, en su intento por desbaratar el peligro, introducía el balón en su propia portería.

Otra vez tocaba remar y la tensión y nerviosismo volvía a mascarse. El Levante se volcaba al ataque y Jefferson Lerma acariciaba el empate en un saque de esquina, despejando el defensor casi desde el área pequeña. Y de ese mismo córner favorable para los granotas, nacería el segundo tanto de los andaluces. Adán sacó de puerta rápido en largo, encontró a Sergio León desmarcado y por velocidad se plantó en el área para enviar su disparo a la derecha y hacer bueno el definitivo cero a dos. El partido quedaba prácticamente visto para sentencia.

La moral por los suelos, el estadio en silencio, el público encarando pronto el camino de vomitorios, los que se quedaban pitando y entonando cánticos contra su entrenador y sin reacción alguna con las sustituciones realizadas en los veinte minutos finales. Un Levante que está en coma profundo y que en Mendizarroza saldrá a competir, a verlas venir o a saber qué contra el Alavés, en menos de 72 horas.


Ficha técnica:
0- Levante UD: Oier; Coke, Postigo (Rochina, min 78), Chema, Luna; Jefferson Lerma, Doukouré, Jason (Ivi, min 57), Morales; Sadiku (Pazzini, min 63), Roger.

2- Real Betis Balompié: Adán; Francis, Mandi, Bartra, Junior; Javi García, Fabián, Joaquín (Barragán, min 76), Boudebouz (Camarasa, min 70); Loren Morón  (Tello, min 63), Sergio León.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea. Amonestó a los locales Sadiku, Doukouré, Roger, Chema y Jefferson Lerma y a los visitantes Mandi y Loren.

Goles: 0-1, min 55, Chema (e.p.p.). 0-2, min 69, Sergio León.

Incidencias: Partido correspondiente a la 25ª jornada de la Liga Santander disputado en el estadio Ciutat de Valencia ante 16.545 espectadores.