jueves, 11 de enero de 2018

Otra vergüenza granota y despedida de Copa del Rey

Quien pensara que el Levante tenía todo a su favor y sentenciada la eliminatoria de Copa del Rey, estaba equivocado. Entre los continuos despropósitos propios y un Espanyol que salió a dar la vuelta al marcador, se quedaba fuera de la competición. Paupérrimo encuentro zanjado por dos goles a favor de los blanquiazules, que mantiene vivo su sueño.

-Foto: @Adolfo Benetó / Levante UD-
Y ahora, ¿cómo le explicas a alguien lo visto esta tarde en el Ciutat de Valencia? No podría hacerse idea del bochorno, en el que se podría aplicar la frase del circo donde crecen los enanos. Porque aunque Muñiz se mantenga en su clásico "hay que seguir compitiendo", también hay que recordarle otra de sus citas: "La afición tiene que salir contenta con el juego de su equipo".

Desde luego, en los últimos tres meses y medio no está siendo así. Hoy hasta se escucharon pitos y algunos abandonaron el estadio antes de hora. Porque pese a las buenas intenciones iniciales con algunos detalles de Jason y con un chut buscando el marco de la escuadra y un par de recuperaciones de Chema, pronto el Levante entró en declive. A punto de alcanzar el cuarto de hora de juego, pase largo de Gerard Moreno, Leo Baptistao partiendo de su propio campo alcanza el balón ganando en carrera a una defensa muy adelantada y ante Raúl Fernández picó el balón para meter de lleno a los periquitos en la elminatoria. ¿Pero no eran los levantinistas quien partían con ventaja para plantarse así en este encuentro de vuelta?

Parecía que de eso nada. Y esa cómoda ventaja, en otro contragolpe por un mal bagaje defensivo, casi lo convierte en otro gol Gerard Moreno de no haberse topado su peligroso disparo contra uno de los postes. A pesar de ello, el mismo capitán del Espanyol se rehizo y aprovechando una dantesca acción en un mal despeje de Toño contra el portero, recogía el rechace para ahora sí establecer el cero a dos que daría el pase a cuartos de final a los de Quique Sánchez Flores. Y aún pudieron dar gracias de que Leo Baptistao se mostrara descartado en otra llegada previa al descanso.

El público se había quedado en schock, helado. Y no solo por el viento, sino por los argumentos propuestos y fútbol de su Levante. Boateng e Ivi ingresaron tras la reanudación, al menos intentando subsanar este desastre. Se comenzó con un disparo lejano de Javi López, desviado a córner por Raúl Fernández. Y poco más tarde Jason con un testarazo tampoco tenía fortuna, estrellándolo contra el larguero.

Parecía que se quería reaccionar. Faltaba el poder hacerlo. Ni la entrada del 'comandante Morales'  a falta de algo menos de media hora solucionó nada. Desde esa anterior ocasión de Jason, poco o nada hubo de sufrir la zaga visitante y Diego López. Mientras tanto el Espanyol, sabiendo bien lo que tocaba hacer, aún dispuso de algún contraataque más no aprovechado por el carioca Leo Baptistao.

Con el pitido final, el Levante quedaba eliminado. Y la afición le hacía saber su descontento con una merecida pitada. Ahora la Liga, con otra delicada situación. A seguir compitiendo, como diría Muñiz.

Ficha técnica:
0- Levante UD: Raúl Fernández; Shaq, Cabaco, Chema, Toño, Lukic (Morales, min 62), Campaña, Samu García (Ivi, min 46), Bardhi, Jason, Nano Mesa (Boateng, min 46).

2- RCD Espanyol: Diego López; Marc Navarro, Naldo, M.Hermoso, Dídac, David López, Granero, Javi Fuego, Jurado (Darder, min 82), Leo Baptistao (Sergio García, min 78), Gerard Moreno.

Árbitro: Gil Manzano. Amonestó a los locales Lukic y Boateng y a los visitantes M.Hermoso.

Goles: 0-1, min 13, Leo Baptistao. 0-2, min 33, Gerard Moreno.

Incidencias: Partido correspondiente a la vuelta de los 1/8 de final de la Copa del Rey 2017/18 disputado en el estadio Ciutat de Valencia.