Muñiz: "Hubo orgullo, intensidad y ocasiones. Lo único que faltó son los puntos"

Hasta Unzúe reconocía en rueda de prensa que el Levante había merecido más y que el Celta había conseguido excesiva recompensa. Lo cierto es que la derrota granota ya figura en la tabla clasificatoria.

Muñiz entraba con semblante serio. "Nos tenemos que quedar con la sensación. Hicimos lo que pudimos. Hubo orgullo, intensidad y ocasiones. Lo único que faltó son los puntos. Es nuestra obligación. Contento por el trabajo, pero disgustado porque nuestros jugadores no obtuvieron la recompensa" iniciaba Muñiz su comparecencia.

-Foto: @Adolfo Benetó / Levante UD-
"Tenemos que estar preparados para jugar en cualquier posición. Queda una segunda parte de la Liga donde la situación es más o menos normal. Hay que tener mentalidad fuerte y dura para olvidar y superar malos momentos, porque nadie vive del pasado y nosotros estamos peleando hasta el final como seis o siete equipos. El más fuerte será el que consiga mantenerse". explicaba sobre la situación actual del Levante llegados al ecuador de la temporada.

Muñiz distinguía un partido con dos partes diferentes pero buenas, controlando al Celta en la primera y con una segunda más volcados en campo contrario. "Hicimos muy pocas cosas mal. Ese es el camino, no hay otro. Se ha trabajado bien, como en la línea de los últimos partidos en Liga". Además destacaba que vio a un vestuario a muerte hasta el minuto 94, presionando y con ocasiones, ante lo que tan solo podía darles la enhorabuena a pesar del resultado final.

¿Perjudica este estilo de fútbol creativo a Campaña o al Levante? Muñiz respondía: "No se busca ese estilo, hay que combinarlo. Y durante los partidos hay que tomar decisiones, según el peligro que te generan o creas. Hay que simplificar. Y hoy hay a veces que fueron combinaciones y otras con juego directo. También opinaba que la colocación de Morales en la mediapunta se debía a que es un futbolista muy práctico por banda, pero hay veces en que hay que variar para subsanar otros aspectos. 

Palabras también para Boateng, explicando que le ha costado al venir de otro país y cultura. "Es difícil que llegue un chaval de 21 años y rinda a la primera. Hay que dar tiempo y encontrar situaciones hasta que se adapte. Poco a poco irá a más y seguirá ayudando. En los últimos partidos ha ido creciendo". Finalmente, agradecía ese apoyo y aplausos de la afición en estos momentos, ya que aunque se está viviendo en una situación que a priori tendría que tenerse asumida, a veces los murmullos llevan a tomar decisiones precipitadas. "Entre todos lo conseguimos seguro, pero habrán situaciones duras".