domingo, 5 de noviembre de 2017

La crisis liguera del Levante no tiene fin

Quien dio miedo una semana más volvió a ser el Levante. No por sus destellos de calidad, más bien todo lo contrario. Otro partido plagado de desaciertos y mal fútbol, aprovechados de forma justa con dos goles del equipo visitante, esta vez por el Girona.

¿Qué decir de la primera parte? Tal vez se le pegaron las sábanas a más de uno, porque el juego de los granotas era un constante cúmulo de despropósitos. No hilar cuatro pases consecutivos, infinidad de regalos, no estar en el lugar indicado,... Tan solo un disparo manso y centrado de Bardhi. Y lógico, la afición se impacientaba, llegándose a escuchar incluso algunos silbidos.

-Foto: @Adolfo Benetó / Levante UD-
El que parecía estar jugando en su casa era el Girona. Mediante su capitán Granell fabricaron algunas de las ocasiones más claras para poder adelantarse, véase la falta directa que marchó alto por poco o el chut desde dentro del área al contrapié de Raúl Fernández. ¡Menos mal que hay portero! De no ser por él y sus reflejos, tanto la última acción citada como otro centro envenenado en los compases iniciales se hubieran traducido en desventaja y volver a tener que remar.

La presión adelantada nada más reanudarse el encuentro motivó ligeramente a la afición e incluso a los propios jugadores levantinistas. Fruto de la misma, se recuperaba una posesión y Morales sacó un zapatazo que obligó a intervenir a Bono despejando a córner. 'El comandante', por momentos, era quien tiraba del equipo, pero al igual que el resto estuvo muy por debajo del mejor nivel.

El Girona para nada se venía abajo ni se conformaba con el empate. Sabiendo que sin hacer una actuación brillante estaban causando apuros y podían aprovecharse del mal estado anímico de su adversario. Y así fue. Quizás en el momento menos esperado. Borja García, con un derechazo potente, sellaba un auténtico golazo desde fuera del área y con ayuda del travesero se introducía en la portería.

Muñiz a la desesperada echaba mano al banquillo con tal de rescatar algo positivo. Si tras el descanso Ivi ya estaba sobre el campo, luego dio el relevo a Boateng y Samu García. Precisamente, la segunda rotación en que sentó a Bardhi, tampoco gustó a la gente y esta se lo hizo saber. Ünal y Boateng pugnaban en el juego aéreo por intentar cabecear alguno de los imprecisos centros de sus compañeros. El ghanés llegó a dos pero sin mayores consecuencias.

Y cuando se encaraba el tramo final del partido, el ex-valencianista Portu hacía un roto por su banda derecha sin haber fuera de juego, se internaba en el área y cedía atrás para la llegada de un Stuani que ponía la sentencia. El charrúa, tal y como prometió, no lo celebró, mientras que los aficionados granotas encaraban el camino de los vomitorios. Muchos de ellos se perderían el estreno goleador de Enes Ünal, ya en tiempo de descuento, con un testarazo a un centro colgado desde el costado diestro. Con mucha desilusión y tan solo tres de los últimos dieciocho puntos posibles, el Levante sigue sin poner fin a su crisis liguera.


Ficha técnica:
1- Levante UD: Raúl Fernández, Pedro López (Samu García, min 82), Postigo, Chema, Toño; Campaña, Jefferson Lerma, Jason (Ivi, min 46), Bardhi (Boateng, min 65), Morales, Enes Ünal.

2- Girona FC: Bono, Juanpi, Aday, Muniesa, Bernardo, Maffeo; Pere Pons, A.Granell, Borja García (Timor, min 67), Portu (Douglas Luiz, min 88), Stuani.

Árbitro: Munuera Montero. Amonestó a los locales Chema, Jefferson Lerma y Postigo y a los visitantes Juanpe, Maffeo y Pere Pons.

Goles: 0-1, min 58, Borja García. 0-2, Stuani, min 83. 1-2, min 91, Enes Ünal.

Incidencias: Partido correspondiente a la 11ª jornada de la Liga Santander 2017/18 disputado en el estadio Ciutat de Valencia ante 18.324 espectadores.