domingo, 3 de septiembre de 2017

Nano Mesa: Pequeño desastre animal

Los amantes de la música y la cultura indie-pop española habréis tardado apenas segundos en identificar el titular y evitar ese gesto de estupefacción mientras pensáis: "¿Qué narices escribe este hombre?". Una de las composiciones maestras de la banda madrileña Vetusta Morla que compila una infinitud de sensaciones encontradas y que destripa los más puros y feroces sentimientos humanos. Un deseo por reencontrarse, la muestra fehaciente de una realidad genuina y auténtica. El fútbol no perdona y el presente se postula como un hecho imperativo. La memoria es limitada y los recuerdos de cualquier tiempo pasado desaparecen entre la niebla de un año hastío y complicado. Con alguna que otra palabreja y una dosis de belleza extra en el lenguaje, ahí queda el resumen de la trayectoria reciente de Nano Mesa. 

-Nano celebra un gol con el Tenerife (MARCA)-
El canario, a sus 22 años de edad, ha visto lastrado su caché deportivo tras un curso realmente complicado por tierras eibarresas. Un talento innato que ha navegado durante estos meses en el abismo del olvido. Formado en las categorías inferiores del CD Tenerife, Nano apenas tardó unas pocas semanas en deslumbrar a propios y extraños. Su movilidad, descaro y atrevimiento le valieron un temprano salto al filial chicharrero sin apenas completar la etapa juvenil. De hecho, tal fue su eclosión, que unos meses después y aún saboreando su reciente mayoría de edad, el tinerfeño debutó con la primera escuadra albiazul en un enfrentamiento de infausto recuerdo para los suyos ante el Alcorcón. Una dura derrota frente a los alfareros que, por contra, despertó la primera sonrisa sempiterna de uno de los grandes proyectos deportivos del momento en la isla.

No obstante, desde la dirección deportiva del Heliodoro Rodríguez se optó, en la temporada 2014-2015, por una cesión a un equipo de Segunda División B en la que Mesa tuviera la oportunidad de acumular minutos y ganar una experiencia que, con las necesidades y la exigencia de la categoría de plata, se antojaba harto complicado lograr en casa. El resultado fue más que satisfactorio y su fantástico y brillante rendimiento le valió un puesto en la primera plantilla del equipo de su corazón una campaña más tarde. 

-Nano con el Tenerife (Estadio Deportivo)-
Y ése fue, definitivamente, el momento del cambio. El antes y después en la carrera de Nano. Su progresión fue meteórica y creció en relevancia e importancia dentro del vestuario a pasos agigantados. Unas expectativas que pasaron de positivas y optimistas a simplemente escandalosas. El ariete se ganó un puesto como titular para convertirse, posteriormente, en el máximo artillero de los chicharreros. Un dolor de cabeza para los zagueros y porteros rivales que despertó el interés y deseo de numerosos clubes del panorama nacional e internacional.

Finalmente, fue la SD Éibar quien, a través de un proyecto serio y con la aspiración de consolidarse en la élite, convenció al futbolista. Un cambio radical del calor y el sol de la isla al frío y la lluvia del norte de nuestra geografía. El estilo de juego, la nueva categoría, la adaptación a un hogar diferente y los más de tres millones de su traspaso confluyeron en una situación incómoda y alejada del escenario ideal soñado para un futbolista de su corte y perfil. A pesar de ello, Nano disputó doce partidos, logrando dos tantos y estrenándose como goleador en Primera División el mismo día de su debut. 

-Mesa celebra un tanto con el Éibar (MARCA)-
La venerada herencia de Borja Bastón y la tardía pero efectiva eclosión de Sergi Enrich, sumadas a los distintos factores ya mencionados, condujeron a la primera experiencia en la élite del atacante canario por un continuo camino de discreción y desánimo. Tras infinitas especulaciones y cuando parecía que el billete de vuelta a Tenerife en forma de cesión estaba certificado, el Levante UD llamó con fuerza a su puerta y éste aceptó sin género de dudas enrolarse en el atractivo proyecto de Orriols pese a la competencia que se le presenta en el frente de ataque.

El notable afluente de efectivos en el ataque levantinista no ha sido motivo de objeción para un Nano Mesa que es más que consciente de las virtudes que le han llevado a completar una delantera repleta de variantes y recursos. A expensas de Roger, tanto Alegría como Boateng, e incluso Ivi, aportan registros y opciones bien diferenciadas a las del canario. La corpulencia y el juego de espaldas de Álex, la explosividad de Emmanuel y el poderoso arranque de Ivi son los deliciosos ingredientes a los que Muñiz podrá añadir la técnica, habilidad y desparpajo de Nano. Un futbolista menudo, virtuoso con el balón en los pies y con el olfato goleador propio de un depredador del área. Es inteligente a la hora de asociarse, por lo que puede complementarse perfectamente con otro compañero en punta de lanza, e incluso es capaz de actuar escorado en uno de los perfiles del frente de ataque. No obstante, lo indiscutible es que Mesa es un jugador de área, un hombre gol al que el pasado reciente no debe hacer olvidar lo que un prometedor futuro todavía guarda para él. Y para nosotros. 

"Estatua de sal prepara tu salto mortal, no te puedo calmar pequeño desastre animal".