jueves, 14 de septiembre de 2017

Muñiz: "Queremos que el derbi sea una fiesta del fútbol valenciano"

A dos días del derbi, en la jornada del jueves tomaban la palabras los entrenadores. Muñiz y Marcelino comparecían en una rueda de prensa conjunta celebrada en las instalaciones del estadio Ciutat de Valencia, donde la cordialidad, los piropos pero también la ambición para que cada uno de sus equipos venciera predominó en dicho acto.

-Muñiz y Marcelino (@Jorge Ramírez / Levante UD)-
Muñiz, siempre característico por sus buenos modos y acertado trabajo, declaraba que estos partidos son de mucha pasión. "Es una alegría para la ciudad que haya dos equipos en primera división. Nosotros esperamos que se vivan con esa pasión, pero también con mucha educación y respeto. Queremos que el derbi sea una fiesta del fútbol valenciano. Que la gente pueda venir con sus hijos y su familia y no tenga que presenciar situaciones desagradables. Que vea un buen espectáculo, que gane el que se lo merezca, el que mejor juegue y que nuestras aficiones estén satisfechas por el partido que hemos realizado."

Analizando al rival, 'el doctor' mencionaba lo siguiente. "El Valencia, como todo el mundo puede ver, es un rival que ha cambiado muchísimo con referencia a lo que vimos la temporada pasada. Tiene una seriedad defensiva muy buena, tiene buenos jugadores, una distancia entre líneas también muy buena, muy trabajado y que ha conseguido tranquilidad".  Marcelino respondía sobre el Levante, al que consideraba otro gran equipo, con una identidad propia, organizados y que les van a exigir muchísimo. De paso, felicitaba al técnico y club levantinista por la pasada notable temporada culminada con el ascenso.

Centrándose exclusivamente en el encuentro, se confirmaba que hasta la fecha todos los jugadores de la plantilla estarían disponibles, sin excluir a un Bardhi ausente en el Bernabéu por los partidos acumulados con su selección y un Nano que había realizado la pretemporada con el Eibar y ahora estaba entrando en dinámica con el Levante. Las únicas bajas ya conocidas serán las de Morales por sanción y de Roger e Iván López por lesión. 

Ambos entrenadores habían coincidido en etapas anteriores en el mundo del fútbol y se consideraban como amigos, pero reiteraban que el foco de la atención no debían ser ellos, sino el partido y los futbolistas, ayudándole ellos en la medida de lo posible.