martes, 15 de agosto de 2017

Sasa Lukic: El mago de los Balcanes

-Lukic con el Partizán (Novosti)-
En pleno litigio durante la Guerra de los Balcanes, la pequeña localidad de Varna, en el distrito serbio de Sabac, vio nacer y dar sus primeros pasos al pequeño Sasa Lukic. Un menudo y coqueto pueblo de apenas dos mil habitantes que no era por entonces consciente del enorme potencial que la nueva y reciente incorporación azulgrana tenía, y por supuesto tiene, por desarrollar. Un talento innato trabajado a fuego lento y que aguarda la oportunidad perfecta para despegar de manera definitiva y convertir los deseos y promesas en fervientes realidades.

A sus 13 años, Lukic se enroló en la cantera del Partizán de Belgrado. Su crecimiento y progresión fueron tan meteóricos como llamativos en una escuela que se caracteriza por repartir clase y músculo a partes iguales. Futbolistas férreos, rocosos y con un punto de exigencia y autodeterminación admirables. Y entre ellos, sin descuidar algunos de estos factores, brotan inesperadamente talentos como Sasa. A sus 17 años, la directiva serbia no dudó en firmarle su primer contrato como profesional.

-Lukic en su etapa en Italia-
Internacional por entonces en la escuadra sub-17, el club de Belgrado optó por una cesión para otorgar a Lukic la posibilidad de encontrar los minutos que tanto necesita un futbolista de su edad. El Teleoptik fue su destino durante dos temporadas, con un resultado y un regusto agridulce: Sasa se hizo con un puesto fijo en el equipo, llegando a anotar nueve tantos en 39 encuentros. No obstante, fue incapaz de evitar, junto al resto de sus compañeros, el descenso de categoría.  

En su vuelta al Partizán, poco a poco fue adquiriendo galones progresivamente. Desde su debut en mayo de 2015 con 19 años, Lukic dio pasos de gigante hacia una titularidad indiscutible en el gigante de Belgrado, a la par que acumulando minutos y experiencia con el combinado nacional sub-21. Allí, especialmente en el Europeo de este verano que terminó con una decepcionante participación de los balcánicos, fue únicamente titular en el duelo ante España. La pareja formada por Maksimovic y Grujic contó con la plena confianza de Lalatovic, si bien ante los nuestros optó por un trivote conformado por el nuevo jugador del Valencia, Gacinovic y el propio Lukic. 

-Lukic en el Europeo sub-21-
Su increíble soltura en la medular y sus excelentes actuaciones con el Partizán despertaron el interés de numerosos clubes de Europa. Sin embargo, fue el Torino quien se llevó el gato al agua y firmó al futbolista por cuatro temporadas el pasado verano. Su primer año en Italia fue tremendamente complicado, apareciendo como suplente habitual y participando de manera residual en apenas una veintena de partidos. La escasa confianza del técnico y su difícil aclimatación obligaron a un inminente y acertado cambio de aires en forma de cesión del que el Levante ha sabido aprovecharse con astucia. Además, la presencia de  su buen amigo Nemanja Maksimovic en Valencia es un punto más que positivo a tener en cuenta en su adaptación a la ciudad.

Lukic aportará, como valor principal, una visión de juego privilegiada. Es muy inteligente y habilidoso con la pelota en los pies, sabe siempre buscar la mejor opción y ayuda sobremanera en el desarrollo fluido del juego. Se mueve con velocidad, domina la conducción y tiene capacidad de llegada desde segunda línea. Su idiosincrasia futbolística le lleva a comandar desde el centro del campo, pero es capaz de amoldarse tanto a un doble pivote como a un triunvirato de mediocentros en el que podría ser el nexo perfecto. Notable a balón parado, sus únicos puntos negativos, o más bien cuestionables, pueden ser referentes a la habituación y madurez que, por supuesto, a un brillante talento que esperemos deslumbre muchas tardes al siempre entusiasmado tendido de Orriols. ¡Bienvenido a tu nueva casa!