domingo, 6 de agosto de 2017

Cheick Doukouré: Carácter por encima del modelo

Con apenas dieciocho años de edad y tras despuntar en las categorías inferiores del Lorient, el míster del primer equipo en aquella temporada 2010-2011, Christian Gourcouff, dio la alternativa en la élite al precoz y prometedor Cheick Doukouré. El marfileño, quien compartió etapa formativa con el hoy día futbolista de la Juventus Mario Lemina, se convirtió en una de las apuestas fuertes de la escuela naranja. Sin embargo, su participación en el curso quedó limitada a minutos residuales durante cuatro encuentros y su papel preponderó especialmente en los quehaceres del segundo equipo.

-Doukouré con el Metz (@L'Equipe)-
Así comienza la vida deportiva de un jugador curtido a base de trabajo, esfuerzo y capacidad de regeneración. Internacional sub-17 y sub-19 con Francia y absoluto con Costa de Marfil (campeón de la Copa África de 2015), Doukouré optó en verano de 2012 por una cesión al Épinal con vistas a acumular minutos en una edad que así lo demanda. La tercera categoría del fútbol francés no puede considerarse de gran exigencia, pero sí que sirvió como trampolín para recuperar sensaciones y, sobre todo, la confianza de un Lorient con el que disputaría casi una veintena de partidos la temporada siguiente.

Sus buenas actuaciones no pasaron desapercibidas y el Metz, un equipo llamado a sufrir por mantener un puesto en la élite, lo incorporó como pieza cenital de un proyecto que, no obstante, careció de la ambición necesaria para alcanzar el ansiado premio de la permanencia. El descenso a la Ligue 2 no ensombreció los números y el papel desarrollado por un jugador determinante en franja ancha. 

Asumiendo el rol de capitán y convertido en icono y referencia, Cheick asumió los galones de una escuadra que vivió un año atrás la situación sufrida aquí en Orriols hace ya dos temporadas. El Metz asaltó de nuevo el trono de la Ligue 1 y, en esta ocasión, fue capaz de mantenerse en la élite por méritos propios, coincidiendo con el mayor ratio de minutos del mediocentro marfileño sobre el terreno de juego (más de 2000) durante una misma temporada.

-Doukouré con Costa de Marfil (@Anthony Dibon)-
Doukouré aterriza en Valencia con la vitola del '6' clásico recuperador, tremendamente físico y algo limitado en el plano técnico. Pese a que sus mayores virtudes no distan de ese rol defensivo y de posicionamiento, con una capacidad para la recuperación y el 'tackling' más que notables, Cheick abarca un campo de habilidades mucho más amplio y notorio. Su inteligencia le permite estar siempre en el lugar adecuado, fruto también de una madurez deportiva que durante estos años se ha desarrollado de manera exponencial en su figura. Además, no es un jugador mediocre con la pelota en los pies. Si bien no se caracteriza ni define por unos pases ágiles y milimétricos, es capaz de jugar con criterio en largo y puede ejecutar con soltura ese primer envío del '5' al uso argentino.

Con el '10' a la espalda, sin ser un '6' puro ni tampoco un '5', y lejos de cumplir las premisas de un '8', Cheick Doukouré puede convertirse en una pieza clave para la medular de este Levante UD. Mucho más que músculo, Muñiz gana un futbolista de talla reconocida en Francia y con el carácter suficiente para afrontar el mayúsculo reto de la permanencia. ¡Bienvenido a tu nueva casa!