sábado, 22 de abril de 2017

Empate de oro en la Tacita de plata

En un partido intenso y en el que el Cádiz dominó la mayor parte de las fases del mismo, el Levante sumó un punto de oro en la siempre complicada visita al Ramón de Carranza. El ímpetu local y la frialdad y seriedad de los visitantes se enfrentaron cara a cara para dejar el electrónico equilibrado tras los noventa minutos de partido. Roger adelantó a los suyos desde los once metros y Salvi, uno de los mejores futbolistas del partido, equilibró la contienda.

-Roger pelea en el Carranza/ LaLiga-
La vuelta de Aridane al centro de la zaga y la suplencia de Abdullah fueron las notas destacadas de la alineación cadista, con un Álvaro Cervera que optó por desenvolver el talento de Ager Aketxe en zonas de la mediapunta. Por su parte, Muñiz optó por Róber Pier en el centro del campo junto a Campaña, dando minutos de inicio a Casadesús y devolviendo a Morales al esquema de partida.

El viento fue el claro protagonista de los primeros compases de encuentro. Tanto Cádiz como Levante apostaban por un fútbol largo y de transiciones amplias, evitando jugar por bajo y reduciendo al mínimo los riesgos. No obstante, fueron los locales quienes buscaron con más ahínco la meta rival. Los pupilos de Cervera pusieron en serios aprietos a la línea defensiva visitante e incidieron en ese lapso espacial entre Raúl y esa línea de cuatro.

Sin ocasiones reseñables en la primera media hora de encuentro, a excepción de un mano a mano de Salvi Sánchez que achicó sin problemas en arquero bilbaíno, fue el Levante el que aprovechó su primera aproximación clara al marco rival para extraer el máximo rendimiento posible. Sankharé pecó de ingenuidad, exactamente igual que seis días atrás en Huesca, y cedió una pena máxima por mano dentro del área que Roger Martí no desaprovechó. Poco antes, Postigo tuvo que dejar su puesto en el terreno de juego a Esteban Saveljich después de recibir un duro golpe en la espalda.

Los mejores minutos del cuadro azulgrana dieron paso a un cambio radical en el guion tras el tiempo de descanso. El Cádiz salió con la intención clara de dar la vuelta al electrónico y tanto Salvi como Ortuño comenzaron a destapar algunas de las carencias visitantes. Avisó Garrido, con un balón que salvaron entre Pedro López y el poste. Minutos después, el '7' cadista no dejó escapar un nuevo esférico repelido por el travesaño y devolvió las tablas al marcador.

No contento con ello, el míster amarillo instó a los suyos a buscar el segundo tanto. Ortuño dispuso de una clara ocasión en boca de gol que envió por encima del larguero de manera casi incomprensible. Muñiz, que dio entrada a Abraham, apostó por equiparar el nivel de intensidad y pelea y evitar que la tendencia del partido se llevase a los suyos por delante. También volvió a disfrutar de minutos tras el duelo ante el Elche el ariete sevillano Juan Muñoz, cedido por la entidad hispalense.

El choque entró en una fase de imprecisiones y estancamiento de la que ningún equipo fue capaz de extraer una renta definitiva. Empate a un gol que acerca un poco más el premio del ascenso a las manos del Levante UD y que todavía deja en puestos de promoción de ascenso a un Cádiz que encadena cinco jornadas consecutivas sin conocer el triunfo. El Ciutat espera la fiesta.