lunes, 30 de enero de 2017

Oier confía en dar lo mejor en el Levante UD

Escasas horas restan para que el mercado invernal llegue a su fin. El Levante, líder de la categoría de plata, también se ha visto forzado a acudir a él para cubrir las vacantes de Rafael Martins y Remiro. Esta tarde Oier Olázabal era el protagonista en su puesta de largo en el Ciutat de Valencia.

-Foto: @Eric Martín / Mundo Levante UD-
Previamente a su intervención, Quico Catalán le daba su protocolaria bienvenida a este club humilde y de gente trabajadora. "Vienes a un club ideal para ti, que quiere crecer y demostrar muchas cosas en el fútbol. Desearte lo mejor y ojalá seas jugador del Levante a partir del 30 de junio porque eso será que hemos cumplido nuestro objetivo". También Tito sabía de la buena base del futbolista, con experiencia y aunque no ha venido jugando mucho en los últimos tiempos podía ser de gran ayuda, también en Primera División. No se descartaban más incorporaciones de última hora, sin estar previsto, pero estando preparada la secretaría técnica para todo.

En el turno de palabra del guardameta. explicaba su decisión de venir. "Teníamos un contacto y a razón de la lesión de Kepa se acelera todo cuando el Athletic quiere repescar a Remiro. Es una opción buenísima y donde creo que puedo dar lo mejor de mí. Comuniqué al Granada mi decisión de venir aquí".

-Foto: @Eric Martín /Mundo  Levante UD-
Los objetivos personales que se fijaba Oier en su llegada a mitad de temporada era trabajar duro en cada entrenamiento y ayudar para intentar ganarse un puesto, cosa que no será fácil. En vistas al futuro, primero iba con pies de plomo para conseguir el ascenso y a partir de ahí ver como se desarrolla todo. "En mundo del fútbol cambia todo de un día para otro. Hay que ir siempre con tranquilidad".

Aunque Oier tenía bastante claro que camino tomar, habló previamente con Espinosa y Abraham, antiguos compañeros en el filial del FC Barcelona. También Lucas Alcaraz le comentó que seguro se sentiría bien. Su incorporación se produjo este mercado, pero tres años atrás hubo interés en su contratación cuando Caparrós era el entrenador.

Desde fuera, Oier había visto al Levante con mucha calidad y sobretodo sabiendo competir bien. Un equipo fuerte en casa, eficaz en ataque y que sabe defenderse acertadamente. Finalmente, saltaba al césped del estadio para hacer el tradicional posado frente a los medios de comunicación.