sábado, 8 de octubre de 2016

UD Almería - Levante UD: Estocar a un león herido

Dos rachas contrapuestas, dos ideas enfrentadas. Seis puntos de 24 posibles, una situación insostenible y el entrenador más que cuestionado. Mal negocio para una UD Almería que tratará de hacer de héroe ante un Levante que llega asentado y afianzado en lo más alto de la clasificación y con la intención de darle la machada definitiva a un león que, pese a su pedigrí inicial, está más herido que nunca.

-Fotografía: Verza pugna con Ivanschitz/ El Desmarque-
Sin embargo, no lo tendrá sencillo el equipo de Muñiz. Numerosas son las bajas que acumula el míster de cara al viaje a tierras andaluzas. Remiro está convocado con la Selección Española sub-21 y Koke será el recambio de Raúl Fernández en el banquillo de Los Juegos del Mediterráneo. Por su parte, Pedro López y Lerma acarrean sus respectivas sanciones tras los partidos de Elche y Valladolid, respectivamente. La baja del primero le abre las puertas de la titularidad una semana más a Iván, mientras que la ausencia del centrocampista cafetero permitirá a Verza viajar a la que fue durante varios años su casa.

No obstante, ahí no terminan los quebraderos de cabeza para Muñiz. Tras el susto de Espinosa, que por suerte quedó en eso, Rubén García ha sido incapaz de superar definitivamente sus molestias y los dos delanteros de relevo, Martins y Víctor, cayeron lesionados en el entrenamiento del pasado viernes. Allyson, delantero del filial que aterrizó este verano en Valencia procedente del Real Oviedo, ha sido incluido entre los 18 que mañana dirimirán la dura batalla de Almería.

Será también un día de reencuentros. Trujillo tomó el tren de vuelta este verano a Almería tras un año aciago en el Levante UD. Ahora mismo es un fijo para Soriano, pese a su más que paupérrimo rendimiento. Por otra parte, Verza y Saveljich volverán a visitar tierras almerienses pero, en esta ocasión, vestidos con la zamarra azulgrana. Dos años hace ya del último precedente en partido oficial, ¿os acordáis? Sí, ese uno a cuatro que nos valió medio billete camino a la salvación. ¿Repetimos?