miércoles, 27 de julio de 2016

Real Murcia, tercera víctima de la pretemporada

Reencuentro de viejos amigos. Real Murcia y Levante, dos clubes que han disputado infinidad de compromisos en todas las categorías del fútbol español. Esta vez la cita era en el Pinatar Arena, de pretemporada, con un nuevo y tercer triunfo granota que sigue dejando buenas sensaciones.

-Foto: Adolfo Benetó / Levante UD-
Muñiz volvió a apostar por el clásico 4-4-2, aunque esta vez Casadesús acompañó a Rafael Martins. Dicha conexión dio sus frutos superado el ecuador del primer tiempo, asistiendo el balear con un pase al hueco hacia el área y disparando el brasileño raso junto al palo derecho para establecer el único gol. El propio Rafael, al filo del descanso, tenía en sus botas la posibilidad del doblete, pero su posicionamiento algo escorado y la rápida respuesta del guardameta lo evitaron.

Al menos durante el comienzo, la presencia ofensiva de los levantinistas fue mayor. Jason y el canterano Manu Viana se sentían cómodos actuando prácticamente de extremos y en más de una vez ocasión la defensa murciana sufrió para evitar males mayores. Atrás, el debut de Vernon De Marco se saldó con una más que aceptable y exitosa actuación. Remiro, bajo palos tras el descanso contra el Lorca, tampoco tuvo que manchar la camiseta, con apenas dos aproximaciones a su portería sin consecuencias.

Los pimentoneros, que poco les faltó para consumar su retorno a Segunda División, no dieron esta jornada con la fórmula del éxito. De hecho a los pocos minutos tras la reanudación, Espinosa casi convirtió en oro el primer balón que llegaba a sus pies, viendo desmarcado a Rafael que se topaba otra vez con el guardameta. La tanda de cambios correspondiente esta vez sí dio constancia a una continuidad del buen rendimiento colectivo y las propuestas del técnico granota.

Con Rubén García y Morales por los exteriores, dos hombres más experimentados, continuaron los apuros defensivos para el Real Murcia. Especialmente peligroso Morales que, ya conociendo su calidad, jugó a la perfección con los cambios de ritmo y un peligroso remate fregando la escuadra. Otro disparo de Roger terminaba ligeramente desviado. Durante los últimos instantes, el conjunto murciano apretó ligeramente el acelerador, pero no pudo sacar partida de un par de errores de la zaga ni rebasar a Remiro.