domingo, 10 de julio de 2016

Álex Remiro: Un león que protege a los suyos

Con tan solo veinte años de edad, Álex Remiro ha sido considerado uno de los mejores guardametas de la Liga Adelante pese a que su equipo finalizó la temporada como colista de la categoría. El cancerbero del Bilbao Athletic aterriza como cedido en Orriols tras defender con honores la portería del filial rojiblanco y acumular una experiencia en el fútbol profesional que bien le ha servido como aval para competir por un puesto en el once de Juan Ramón López Muñiz.

-Fotografía: Remiro con el Bilbao Athletic/ MARCA-
Remiro nació en Cascante, localidad navarra, en marzo de 1995. Con tan solo 14 años de edad, los ojeadores de Lezama no dudaron en estrechar el cerco sobre quién creían podía tener las cualidades y la proyección de un arquero de referencia en años vista. Su precocidad, además, le permitió ir quemando etapas con una rapidez y una facilidad pasmosas, impresionando a cada uno de los técnicos con los que coincidió en sus primeros años en la bella capital vizcaína.

Cumplidos ya los 17 años de edad, Álex se marchó cedido al Basconia, escuadra con la que se estrenó y compitió en Tercera División. Sus apariciones puntuales se alternaban también con el combinado juvenil de los leones, antes de marcharse definitivamente a completar una temporada completa como portero titular del humilde equipo de Basauri.

-Fotografía: Remiro con España/ Respiras Fútbol-
Los técnicos, por aquel entonces, estimaron que Remiro estaba completamente preparado para asumir la dura competencia que le esperaba con Jon Ander Felipe por hacerse con el control de la portería del Bilbao Athletic, por entonces en 2ª División B. Las actuaciones del nuevo guardameta del Levante UD le auparon a la titularidad indiscutible y permitieron a su equipo alcanzar en ansiado sueño del ascenso a la Liga Adelante.

Precisamente, ha sido en la categoría de plata de nuestro balompié donde Álex Remiro ha multiplicado el eco y la repercusión mediática de su nombre. Ha sido innegociable bajo palos para Ziganda, ausentándose únicamente por los requerimientos del primer equipo y de las categorías inferiores de una Selección Española que no le es ajena durante el último lustro de su carrera.

-Fotografía: Remiro entrenando/ Info Bierzo-
Valverde lo tiene muy claro: Remiro tiene que jugar y competir. Por ello, desde San Mamés se ha apostado por mantener en el primer equipo a Kepa Arrizabalaga, ya curtido tras su año en Pucela, y permitir la salida de Álex en calidad de cedido. Quizá su compañero y amigo es el mejor espejo en el que mirarse para, quién sabe, competir con él por un puesto en el todopoderoso Athletic Club. Unos reflejos envidiables que se combinan y entremezclan con una envergadura y un control absoluto bajo palos. Un saque vertiginoso con pie y mano (es navarro, no esperen menos) y un punto, su colocación, que a buen seguro será capaz de mejorar con el paso de los años y con la madurez de un tipo que realmente impresiona cuando le escuchas hablar por primera vez. Entrenar, entrenar y entrenar. Es su sino, la manera de proteger a los suyos: así lo hace un buen león.