martes, 14 de junio de 2016

La realidad de Muñiz y sus posibilidades con el Levante

El casting para la elección del entrenador ha llegado a su fin. Quizás se demoró más de lo esperado, pero este mediodía se oficializaba el nombre de Juan Ramón López Muñiz. Sin tiempo que perder y para centrarse de pleno en la planificación del nuevo proyecto deportivo, esta misma tarde el nuevo míster era presentado en el estadio Ciutat de Valencia.

-Muñiz presentado como entrenador del Levante UD (@Eric Martín / Mundo Levante)-
Quico Catalán abría el acto con sus protocolarias palabras de bienvenida y agradecimiento, destacando la voluntad de Muñiz para ocupar este cargo y confirmando la apuesta de la dirección deportiva. En referencia a la pasada presentación de Tito, recordaba esta cita que hay que tener muy presente: "Hay que llegar al día 21 de agosto siendo un equipo muy competitivo". También tenía muestras de aprecio hacia al Alcorcón por no poner trabas en esta operación, sin reconocer abiertamente si hubo precio por traspaso pero sí unos variables que no podía transmitir por temas de confesionalidad.

Muñiz iniciaba su comparecencia afirmando que el primer contacto con el Levante ya venía de finales de la temporada anterior, trasladando dichas negocaciones a más tarde. Estas fueron muy sencillas y no hubo mucho que hablar, ya que todos sabían lo que querían. "Es un proyecto ilusionante, un reto importante y una situación que a todo el mundo atrae" añadía.

No le daba vértigo la palabra 'ascenso'. "Todo entrenador se ve capacitado, pero hay que demostrarlo. Eso es lo complicado" declaraba.  Y es que el trabajo diario, empleando las horas que hiciese falta y la toma de decisiones beneficiosas para el club las tenía como pilares propios, con una ilusión y humildad máxima. 

En vistas al inicio de la pretemporada, todavía con fecha por decidir, manifestaba que había que asentar las bases, que empieza un nuevo proyecto y que hay que olvidar lo pasado porque puede restar cierta ilusión. Y tal y como declaraban Tito y Quico Catalán, también era partidario de llegar preparados lo mejor posibles mentalmente, físicamente y con las ideas muy claras al primer partido de Liga para comenzar a sumar lo máximo posible. "Tenemos que ser un buen equipo de Segunda para convencernos de nuestras posibilidades. Aquel que piensa que es equipo de otra categoría, al final tiene muchos problemas y no funciona".

Anteriormente con el Málaga y Alcorcón, Muñiz tomó galones para tener voz firme en el ámbito de la planificación del equipo. Ahora con Tito y del Pozo, ocupa únicamente el cargo de entrenador y será una opinión más de entre todas. Eso sí, no tenía reparos en declarar que la relación con la actual dirección deportiva levantinista es muy buena, teniendo por tanto esa ventaja, y una opinión muy similar.

"Ser el más rico de Segunda, al menos este año pasado, no sirvió de nada. La igualdad es máxima, sin claros favoritos. Cualquiera de los equipos con los que se compite te puede ganar.  La Liga es muy larga y hay que tener una buena planificación para tener un rendimiento constante" opinaba sobre lo que puede deparar la próxima campaña liguera y si el Levante partía con ventaja por mayor presupuesto. Y Muñiz tampoco quiso individualizar en nombres de futbolistas, pero sí esperaba y confiaba en que con todos los que contara dieran lo mejor de sí mismos.

Por último, Tito tomaba la palabra al ser preguntados por posibles refuerzos. Las conversaciones con Muñiz de cara a las posibles salidas ya habían comenzado; de hecho hoy mismo habían hablado sobre ello previamente al acto. A la vez afirmaba que su entrenador ya tenía el nombre de posibles refuerzos que barajan y que Jorge Molina particularmente le gustaba.