sábado, 14 de mayo de 2016

Rayo Vallecano - Levante UD: No es un adiós, será un hasta luego

Llega el momento de las despedidas. Vallecas pondrá el broche final a esta temporada a la que hay tantas ganas de despedir pero que a la vez cuesta tanto, ya que significará no volver a ver al Levante en Primera División. Pero esto no es un adiós, sino un hasta luego. O al menos eso se espera.

-Foto: Jorge Ramírez / Levante UD-
La única labor y objetivo en la tarde del domingo será el de seguir compitiendo como profesionales. Enfrente un Rayo Vallecano que se juega el todo o nada, pudiendo acompañar a su rival en la división de plata la próxima campaña. Pero para ello deberán ganar y que, en cambio, Getafe y Sporting de Gijón no lo hagan en sus compromisos ligueros. Para colmo, si la semana del club madrileño no iba a resultar fácil, han ensuciado el nombre de sus futbolistas por un presunto caso de amaño en la última derrota en Anoeta, el cual salieron a desmentir en una rueda de prensa.

Paco Jémez, el característico entrenador y que no deja indiferente a nadie, también decidió comparecer para negar cualquier tipo de contacto de negociación con otros equipos y afirmando que su futuro pasa por el banquillo que actualmente dirige si así se lo proponen. En cuanto al último choque, su particular final, se reserva la convocatoria para el mismo día del partido para mantener concentrados a todos sus guerreros.  Toño y Ebert serán las únicas bajas confirmadas por lesión, mientras que las esperanzas ofensivas pasarán seguramente por el ex-levantinista Javi Guerra y la de un entonado Miku.

La última victoria ante un Atleti que se jugaba el título de Liga ha dejado claro que el Levante, a pesar de su descenso matemático, es un muerto que todavía puede ser la pesadilla de los vivos. Amargó definitivamente el sueño de los colchoneros y ahora buscará hacer un acertado encuentro en la capital española que pueda darle un segundo triunfo consecutivo -el cual todavía no ha llegado en toda la presente temporada- y marcharse con honor y sin la cabeza tan gacha.

Rubi hizo autocrítica en la previa de este duelo, esperando a su vez la decisión que tomará la dirección deportiva sobre su futuro. Posiblemente sea su último encuentro como entrenador granota, pero él se muestra convencido de poder devolver al Levante a lo más alto si hacen una apuesta de confianza. Pero centrándonos en el presente, junto a las bajas por lesión de Orbán, Zou Feddal y Mauricio Cuero, serán Camarasa, Trujillo, José Mari y Ghilas quienes no se vistan de corto. Ahora está por ver si mantiene el 4-5-1 con trivote que le permitió sumar los tres puntos días atrás y las posibles rotaciones en su once inicial.