viernes, 18 de marzo de 2016

Deportivo de la Coruña - Levante UD: A mantener vivo el sueño en Riazor

"Los sueños no desparecen siempre que las personas no los abandonan". Una frase muy significativa a la que podría agarrarse la plantilla y el levantinista. Después de superar exitosamente el derbi valenciano, es hora de demostrar quien de verdad está haciendo o hará todo lo posible por permanecer un año más en primera división. Es hora también de dejar atrás esos partidos que dejan una de cal y una de arena, encadenando al fin dos triunfos consecutivos que permitan depender de resultados propios. 

Foto: Jorge Ramírez / Levante UD
Y aunque enfrente esté el Deportivo de la Coruña y haya que torear en una difícil plaza como será Riazor, ya no vale la excusa de los rivales grandes o pequeños. Apenas queda margen de reacción y este pequeño pero equilibrado paso dado el paso domingo debe seguir con otro igual para estar con la miel en los labios justo en el momento en que llegará el último parón en la Liga por los compromisos internacionales.

Como decíamos, el equipo coruñés no pondrá las cosas fáciles y menos con su gente arropándole. Querrán al fin superar esa mala dinámica de resultados que les persigue desde hace trece jornadas contra el Eibar, día de su último triunfo. Ni se les pasa por la cabeza estar una semana más sin sumar los tres puntos y que su nombre figure ante uno de los peores registros históricos, a la vez de alejarse así de los tres puestos de descenso que les va recortando terreno.

El técnico Víctor Sánchez del Amo reservó a varias de sus figuras importantes en el Vicente Calderón con tal de no perderlos por sanción o lesión para el choque contra los granotas, en un duelo teóricamente más factible. De esta forma, recuperan a gente como Lucas Pérez (segundo máximo goleador nacional), Juanfran y Luisinho, aunque seguirán sin poder contar con Sidnei, Fabricio y Pletikosa sumándose a ellos esta semana el veterano Manuel Pablo.

Y en el bando levantinista, tres puntos son los que le separan antes del comienzo de la jornada 30 de la permanencia. Ganar abriría muchas puertas y más aún cuando se tiene a priori un calendario más asequible que el de sus rivales directos. La semana fallera no debe ser motivo para distracciones y por eso prácticamente la totalidad de los entrenamientos se han venido efectuando en Buñol, aunque cumpliendo con  algunos actos en que se ha requerido la asistencia de representación oficial.

La convocatoria de Rubi no presenta apenas novedades. Viajarán diecinueve futbolistas, regresando Orban tras no poder jugar ante el Valencia por la denominada "cláusula del miedo". Los damnificados una vez más fueron Trujillo, Xumetra, José Mari y Ghilas junto a los lesionados Iván López y Toño. Habrá que ver si el entrenador granota sorprende con alguna variación en el once inicial, aunque todo hace indicar que los únicos movimientos posibles vendrían dados en la zona de laterales. 

En el duelo de la primera vuelta, Camarasa impidió que no cayera una nueva derrota con el empate a uno final. El mismo objetivo debe ser en Riazor, el de sumar, el de mantener vivo el sueño.