martes, 2 de febrero de 2016

Orbán apuesta por un Levante de primera división

Nueva jornada de presentaciones. Concluido ya el mercado de fichajes, hoy era el turno para Lucas Orbán. Con un cambio en el escenario habitual de estos actos, el Atalanta Sport Club de la zona de Benicalap acogía a la prensa, al futbolista y al presidente Quico Catalán. Este último agradecía al defensa que viniera a sumar y también al Valencia CF por comprender que dicha operación puede ser beneficiosa para todos.

Foto: Jorge Ramírez / Levante UD
Acto seguido, Orbán transmitía su satisfacción e ilusión con este nuevo reto que afrontará durante los próximos meses: "Pronto estaremos sumando puntos importantes. El grupo me acogió bien y me transmitió que cuenta conmigo. Voy a responder al cien por cien, como siempre lo he hecho" manifestaba el argentino. De hecho, reconoció que hasta el propio Rubi le llamó cuando estaba valorando que decisión final tomar, muestra del gran factor humano que destaca al Levante.

A pesar del cambio de acera y colores, sabiendo que procede de un rival como el Valencia CF que tampoco vive horas dulces y contra el que no podrá jugar por 'la claúsula del miedo', Orbán solo tenía buenas palabras hacia el club levantinista, teniendo su mente plenamente centrada en el objetivo del equipo y sabiendo que había que hacer para revertir dicha situación: "Cada partido será decisivo. Si no se puede ganar, hay que intentar no perder. Nuestro objetivo es que el Levante esté en primera división". 

Y es que no hay tiempo que perder. Por ello, tal y como recalcaba el defensor, cualquier punto será de importancia, empezando desde ya, sea cual sea el adversario. Así mismo, mostraba su plena disponibilidad para tener ya minutos si es necesario en el partido de este domingo en que se recibirá al Barça.