miércoles, 13 de enero de 2016

Los números del descenso contra el Levante UD

Año tras año, temporada tras temporada, la historia se repite. La pesadilla del descenso no deja dormir plácidamente. A excepción del campeonato 2011/12 donde el camino estuvo repleto de pétalos de rosa y finiquitó con la clasificación europea, la alarma no deja de sonar y únicamente se desactiva la alerta roja -y no siempre- en los últimos momentos.

-Foto: Jorge Ramírez / Levante UD-
De nuevo, el reto para conseguir la permanencia se presenta sobre la mesa. La batalla de los números del descenso contra el Levante se vuelven a reunir en el ring y, en esta ocasión, todo hace indicar que el vencedor de la misma no será tan claro ni contundente. Si bien es cierto que hubo épocas peores o situaciones más complicadas donde sí se logró izar la bandera de la victoria, en el transcurso de 2016 tocará remar mucho y con el colectivo empleándose a fondo.

Tras la conclusión de la 19ª jornada de Liga, el Levante traduce sus partidos en tres victorias, cinco empates y once derrotas, materializados en catorce puntos. Una suma que sitúa al cuadro levantino en el farolillo rojo de la tabla y estando la orilla de la salvación a tan solo un triunfo más de diferencia. Dichos números son inferiores a los 16 puntos del año anterior o de los 15 puntos de 2010-11. En ambos casos se conseguiría salvar la categoría, no sin mucho sufrimiento y mediante una mejora en el rendimiento deportivo de los futbolistas y de la comunión afición-jugadores.

El tope del plantel granota a estas alturas de Liga lo encontramos hace cuatro años, con 31 puntos, y que todo el mundo sabe como terminó: con la clasificación europea. La cara opuesta la vemos en 2007-08, con únicamente ocho puntos en el casillero y, pese a que en el segundo ecuador de dicha campaña se remontó el vuelo, concluyó con un final con el destino ya escrito: el descenso.

Por ello, mientras hay vida, hay esperanza. Y tal y como reza el último grito de guerra granota: #MaiEnsRendirem. La batalla todavía no está perdida.