domingo, 31 de enero de 2016

Ghilas y la defensa aguan el sueño en Sevilla


Apenas unos segundos duraron las esperanzas e ilusiones granotas. La matinal del domingo se prometía muy feliz, convencidos de que la segunda victoria granota consecutiva se podía confirmar aprovechando también las bajas del rival, pero un error garrafal de Ghilas propició el primer tanto local. El Sevilla recuperó el pase perdido del delantero argelino, Tremoulinas subió la banda y colgó el balón para que Iborra cediera con la espalda para su killer, uno que no perdona, y Gameiro fusiló contra las redes.

De nuevo un error propio condenaba al Levante; de nuevo tocaba volver a remar, esta vez con mucho tiempo por delante. Rápida fue la respuesta, ya que Morales en la siguiente jugada se topaba contra el palo al haber algo de imprecisión en Sergio Rico al atajar su remate. Acto seguido, los intercambios de golpes se sucedieron, con un bloque muy desquebrajado especialmente en los laterales y falto de velocidad en su circulación de balón, mientras que el Sevilla, más tranquilo tras el gol, aseguraba su ventaja con un ritmo pausado.

-Foto: Jorge Ramírez / Levante UD-
Dicho resultado favorable pudo ser mayor de no haber intervenido Mariño heróicamente ante dos disparos potentes del propio Gameiro. En campo contrario, Álvarez Izquierdo pudo señalar una pena máxima de Sergio Rico sobre Ghilas, involuntaria pero sin balón de por medio, que no consideró. Y Morales, una vez más, se echaba el equipo a las espaldas en busca de al menos salvar un punto, aunque con más fe que acierto.

El guión se repitió tras la reanudación. Un minuto después tras el regreso desde vestuarios, un viejo conocido como Iborra encarrilaba la victoria sevillista. Gameiro se colaba ante una débil defensa, daba el pase de la muerte ante el cual no pudo interponerse a tiempo Mariño y el ex-levantinista tan solo tenía que empujar. Seguramente su tanto más amargo como profesional.

El plantel levantinista tiró de casta y comenzó a imponer su dominio sobre el terreno de juego. Las distancias ya eran grandes pero no inalcanzables. Rossi volvería a hacer soñar, estrenando su cuenta goleadora con el Levante con un zapatazo desde fuera del área en el que tanto la zaga como portero local encadenaron una serie de errores para que el dos a uno reflejara en el marcador. Únicamente poco más de setenta minutos necesitó Rossi para anotar en su vuelta a la Liga española.

La conexión entre el punta italiano y Morales comenzó posteriormente a dar sus frutos y hacer tambalear al Sevilla. Unas veces uno y otras el segundo, hasta tres nuevos disparos entre palos efectuaron en los que esta vez sí los jugadores sevillistas impidieron el gol desviando a saque de esquina. Cuando todo indicaba que el empate podía llegar en cualquier momento, una nueva pasividad defensiva y una genialidad de Konoplyanka concluyó con la sentencia y con el esférico quitando las telarañas de la escuadra de la portería defendida por Mariño. El meta gallego no pudo hacer nada, aunque sí evitó una goleada mayor, tanto en la primera mitad de partido como en otro contragolpe desbaratado con los pies.

De esta forma, cinco años después, el Levante caía en el Sánchez Pizjuán. El tiempo se va agotando, las derrotas y mismos errores se suceden en muchas jornadas y toca recibir a un Barça que se alza en el liderato de la clasificación.


Ficha técnica:
Sevilla FC: Sergio Rico, Mariano, Rami, Kolo, Tremoulinas, Iborra (Konoplyanka, min 63), N'Zonzi, Cristóforo, Reyes (Kakuta, min 72), Krohn-Dehli, Gameiro (Llorente, min 77)

Levante UD: Mariño, Iván López, Trujillo, Zou Feddal, Toño, Simao, Verza (Camarasa, min 78), Jefferson Lerma (Xumetra, min 63), Morales, Rossi, Ghilas (Mauricio Cuero, min 70)

Árbitro: Álvarez Izquierdo. Amonestó a los locales Cristóforo y a los visitantes Toño.

Goles: 1-0, min 1, Gameiro. 2-0, min 46, Iborra. 2-1, min 55, Rossi. 3-1, min 75, Konoplyanka

Incidencias: Partido correspondiente a la 22ª jornada de Liga 2015/16 disputado en el Estadio Sánchez Pizjuán.