lunes, 21 de diciembre de 2015

El filial del Levante UD Femenino termina 2015 con nota alta

Finaliza el 2015 y un año muy especial para Maider, que ha pasado en seis meses de jugar sobre el césped a dirigir al filial del Levante UD Femenino. En la anterior ocasión que hablamos de la nueva etapa de la eibarresa al frente del club ya mencionamos las primeras sensaciones de la temporada en el complicado grupo VII de Segunda División. Por aquel entonces, cinco victorias consecutivas hacían despertar la atención en el bloque de la ex-capitana. 

Foto: Dani García Roig
Pero no todo iba a ser un camino de rosas y se truncó la racha en el derbi playero contra el Marítim, donde se perdió por la mínima. Una derrota que sembró las primeras dudas. Si bien es cierto que el equipo no cambió su forma de jugar, los siguientes resultados hicieron que el filial abandonara la primera plaza. Empataron en el derbi de filiales contra el Valencia CF (1-1), un duelo marcado por una inmensa igualdad y batalla táctica en el que Alba Iranzo rescató sobre la bocina un punto.

La semana siguiente tampoco pudieron pasar del empate en una difícil visita al Alhama de Murcia, sin deshacer el resultado inicial. Tras tres pinchazos, tocaba volver a ganar y eso pasó contra el Villarreal. El resultado final de tres a dos no reflejó lo visto en el césped, ya que el Levante fue claro dominador durante 85 minutos y solo dos descuidos al final apretaron el marcador. Bea, Maribel y Alba fueron en esta ocasión las goleadoras. Con la confianza recuperada, se visitó el Divina Pastora de Alicante, y el Sporting Argel venció 1-0 en un duelo donde hubo ocasiones para ambos y solo el desacierto visitante privó a las granotas de sacar premio. Los últimos dos partidos del año se resolvieron con victorias frente a rivales de la zona baja, 3-0 contra el Zeneta (Cris, Maribel y Romera) y 0-2 contra Al-Basit (Doblete de Cris Martínez).

Foto: Dani García Roig
El Levante B termina con 26 puntos el año y nunca habiendo abandonado los primeros puestos de la tabla, aguantando el ritmo a Lorca y Valencia B, incluso cuando no llegaban los mejores resultados. Si algo ha caracterizado al conjunto de Maider es la competitividad en todos los partidos, saber sufrir en momentos clave y no dejar de batallar. Sin un once fijo, ha logrado involucrar a todas las jugadoras y que cuenten con responsabilidad, otorgando minutos a todas las disponibles. María Pi y María Olmos se reparten los partidos en portería, y ejerciendo de suplentes de Lourdes con el primer equipo aleatóriamente. La aportación goleadora de Cristina Martínez, cuatro goles en cuatro partidos, junto a Maribel que siempre es un peligro constante suman en la parcela ofensiva. En la creación, Alejandra, Laura Pascual, María Ortega, Andrea Herrero y Miriam, está última en labores más oscuras. También Bea y Alba Cerdà, quienes siguen dando argumentos de porque se les fichó. Complicado papel tuvo por otra parte Nieves, ante la baja de Andrea Palacios por lesión, tuvo que reubicar su posición a tareas defensivas y ha ido cumpliendo con creces. En defensa, la capitana Alba Iranzo y Lena son indiscutibles, mientras que Jiménez, Paula y Romera cumplen en los carriles y no se resisten a incorporarse al ataque. 

El buen trabajo se refleja en que varias de ellas (Laura, Miriam, Alejandra, Maribel y Alba) han sido convocadas por la selección valenciana. El objetivo para el nuevo año es evidente: seguir compitiendo a alto nivel para quedar lo más arriba posible y que alguna de las jugadoras pueda en verano incorporarse al primer equipo y seguir los pasos de Lourdes, Carol, Aila, Paula o Sheila. Pero algo ya ha conseguido Maider como entrenadora, inyectar la competitividad a un grupo joven que suele tener de rivales a plantillas más experimentadas. Sin embargo, el talento del grupo bien dirigido desde el banquillo está dando sus frutos, que siga en 2016. 


Texto por: Dani García Roig (@lodani7)