martes, 3 de noviembre de 2015

Segundas partes granotas fueron mejores

En el ámbito cinematográfico uno de los dichos populares mantiene que, en una saga de películas, las segundas partes nunca fueron buenas. Volviendo al campo futbolístico, cada uno de los partidos duran dos mitades. Es en estas segundas partes cuando con más frecuencia se escribe el desarrollo de cada historia y más emociones o decepciones vive cada aficionado.

Foto: Jorge Ramírez / Levante UD
Hasta el momento se llevan ya transcurridas diez jornadas de la presente Liga. Una de las notas curiosas la protagoniza el Levante, ya que de sus seis goles anotados ninguno ha logrado transformarlo durante los primeros cuarenta y cinco minutos de juego. Todos ellos se hicieron de rogar y algunos incluso en el último suspiro como en el duelo contra el Eibar.

Habría que decir más. De estos seis tantos, a excepción del gol firmado por Casadesús en el Camp Nou, todos ellos llegaron en el estadio Ciutat de Valencia. Los aficionados de Gol Orriols no han podido ver de cerca ninguno de ellos al ser conseguidos en Gol Alboraya con motivo de ser el Levante quien -salvo cambio de campo en el sorteo previo entre capitanes- ataca en dicha zona al iniciarse cada partido.

Dicho sea de paso, estas segundas partes no han sido del todo gratificantes y sobretodo en los encuentros a domicilio han costado también la pérdida de puntos, tal y como ocurrió contra el Barcelona y en el derbi tras plantar cara hasta el paso por vestuarios o en Getafe donde en los diez últimos minutos se encajaban tres goles casi consecutivos.