viernes, 2 de octubre de 2015

Villarreal CF: Un submarino de altos vuelos

Pocos hubieran imaginado al Villarreal CF liderando la tabla clasificatoria con seis jornadas disputadas. Tal vez, no por la falta de confianza en los pupilos de Marcelino, sino por el enorme potencial económico y deportivo de aquellos equipos acostumbrados a comandar la categoría y ganarlo todo. Es por ello que sobresale, más si cabe, la condición de líder que el Submarino estrena esta semana y que le hará presentarse con unos ineludibles galones en su visita a Valencia del próximo domingo, con compromiso europeo de por medio.

Foto: Marca.com
Y gran culpa de este éxito reside en el fuerte tándem que forman la dirección deportiva castellonense y el míster, Marcelino García Toral, un sobresaliente entrenador. No han sido pocas (y realmente sensibles) las bajas a las que se han visto obligados a hacer frente en este mercado estival, por no hablar de las lesiones que han sufrido algunos de los pilares de su plantilla como Asenjo y Mussachio.

Sin embargo, siempre aprovechando las mejores oportunidades y apostando por el potencial de algunos futbolistas otrora defenestrados y devaluados y por algunos de los talentos jóvenes más jugosos del mercado contemporáneo, el equipo se ha rearmado de una manera sencillamente espectacular.

Cheryshev, Campbell, Gio dos Santos, Uche, Gerard Moreno y, especialmente, Luciano Vietto, han dejado unos huecos que se antojaban como difíciles de reemplazar. Sin embargo, la apuesta de reinversión (los cuarenta millones ingresados en ventas han sido empleados en la reestructuración de la plantilla) parece estar dando ya sus frutos. Soldado y Bakambu se presentan como dos auténticos depredadores que, además, son complementados con el mayor talento y la pausa de Adrián y Leo Baptistao en esa punta de lanza. 

Por si esto fuera poco, El Madrigal disfrutará también esta temporada del desparpajo y el talento de dos de los futbolistas jóvenes más prometedores de toda España. Los "Samus", García y Castillejo, ya están dejando muestra de su potencial y entrando asiduamente en los esquemas del técnico. Si a ellos les sumas a Denis Suárez y los ya presentes Jonathan Dos Santos, Trigueros, Soriano o Pina completas una medular de sobradas garantías.

Foto: Marca.com
Atrás, con la lesión de Mussachio, Víctor Ruiz se ha erigido como protagonista al lado del prometedor Eric Bailly. El catalán ha sido comprado definitivamente por apenas tres millones de euros y parece haber recuperado ese nivel que le llevó a la órbita de clubes como el FC Barcelona hace apenas tres años. El italiano Bonera, un clásico del fútbol transalpino, llega a coste cero también para aportar su experiencia a los más jóvenes, entre ellos el genial Pablo Íñiguez, de vuelta tras su paso por Girona.

Y si sensible es la baja de Mussachio, no menos lo es la de Sergio Asenjo. Su grave lesión, sumada a la marcha de Juan Carlos, obligaron al Villarreal a mover ficha. La llegada de Alphonse Aréola ha sorprendido a propios y extraños por su espectacular rendimiento y su juventud. Todo apunta que se convertirá en el portero de futuro del PSG, club del que procede cedido. Además, Barbosa, tras un paso inédito por Sevilla, también tratará de pelear por un puesto que, de partida, parece tener perdido.

Intensidad y fuerza, sin renunciar al talento, convierten, en definitiva, a este Villarreal en un equipo temible y poderoso que, si es capaz de mantener la línea y no ahogarse en el mar de las alturas, puede aspirar a cosas realmente importantes este año.