miércoles, 30 de septiembre de 2015

Albacete 2015: Levante UD EDI, el mayor exponente del peligro de expansión

Foto: Levante UD
Ya van tres. Tantos como años de existencia, han sido las participaciones del Levante UD EDI en el Torneo Nacional de Fútbol Inclusivo de Albacete. En cada una de ellas se ha ido reflejando el crecimiento constante y sostenible de un proyecto fabuloso. Un club humilde, forjando sueños mucho más alcanzables para entidades poderosas. Algo que, si se hace justicia, quedará en los anales de la historia. Cada vez es mayor el abanico de personas cuyo corazón ha sido secuestrado por esta familia de sangre granota. 

Por primera vez, Levante UD EDI acudió a la cita manchega con la participación de tres equipos. Lo que supone otro paso más en el progreso del proyecto. Además, por primera vez uno de ellos participó en la máxima categoría del torneo. El listón del año pasado estaba muy alto. Un campeonato y un subcampeonato fueron los triunfos cosechados en 2014. 


Foto: Levante UD
Esta vez el resultado no fue el mismo, lo que no significa falta de progreso, ya que se trata de un torneo muy igualado, en el que muchos factores y cualquier pequeño detalle pueden definir estar o no estar en una final o copar uno de los dos primeros puestos ligueros. En esta ocasión, se obtuvieron tres terceras posiciones en las tres categorías en las que participó la Escuela, lo que supuso la obtención de trofeo para todos los equipos que acudieron a la cita. El Levante A, que a pesar de sufrir la dureza de la máxima categoría dio la cara, y el Levante B ya estaban acostumbrados a competir, mientras que el Levante C fue el que más saboreó la experiencia, disfrutando de una más que satisfactoria participación. El equipo acabó imbatido, con tres empates y una victoria en el 3er y 4º puesto del campeonato. Un encuentro que fue quizás el más celebrado, tras un gran partido en el que Pascual, Dani y Manuel certificaron un bonito 3-1 final como broche de oro al debut.

Foto: Levante UD
El progreso deportivo de Levante UD EDI no se siente solo en lo referente a resultados, sino también en la mejora de la organización de la Escuela. Desde 2012, cuando empezó el proyecto, la estructura de la misma y la forma de hacer las cosas ha ido evolucionando hacia una "profesionalización" de la sección. El proceso hacia una inclusión real supone el tomarse en serio lo que en definitiva es una escuela de fútbol. El buen ambiente, las sonrisas y los abrazos no excluye el hecho de que los entrenamientos han de estar regidos por la concentración y la disciplina, tanto por parte de los futbolistas como de los entrenadores. Aprender de los errores y observar los puntos a mejorar, ha sido clave para que cada vez nos encontremos un proyecto más sólido. No hay que olvidar que a parte de aprender a jugar al fútbol, los jugadores de Levante UD EDI adquieren, en su trabajo semanal en el Jorge Diego “Pantera”-Ciudad del Rubgy de Valencia, valores de responsabilidad y compromiso que aplican o podrán poner en práctica durante su vida diaria, en la que antes o después han de afrontar una importante inclusión laboral. 

Foto: Levante UD
Pero el paso de Levante UD EDI por Albacete va mucho más allá del estrictamente deportivo. La expedición granota fue mucho más que los veinticuatro jugadores de la Escuela que defendieron la elástica levantinista. El gran triunfo de la cita estuvo marcado por la enorme comunión entre estos futbolistas con los jugadores inclusivos que participaron con ellos, los técnicos, los voluntarios, las familias y el resto de integrantes de la Escuela que fueron a animar a sus compañeros. Bailes, bromas, cánticos de apoyo, abrazos de alegría o de complicidad, hicieron brotar una cantidad de sentimientos que inundan hasta tal punto, que cuando llegas a casa del viaje, lo haces en un estado de desbordamiento inexplicable. Todos los presentes intentan plasmarlo en sus casas, en sus redes sociales o transmitirlo a sus amigos, y difícilmente saben hacerlo. Nunca se llega a poder expresar lo que se ha vivido.

Foto: Levante UD
Con cada paso que da, Levante UD EDI se convierte, cada vez más, en el mayor embajador del levantinismo por España. Cualquiera que lo viva desde dentro, sabrá el enorme poder de granotización que está ejerciendo esta Escuela de fútbol, que aunque está diseñada para Personas con Discapacidad Intelectual, está rompiendo todas las barreras posibles en la gran carrera por la inclusión social. Setenta son los jugadores de la Escuela, pero como bien decía, muchos más son los técnicos, futbolistas inclusivos, voluntarios, familiares y amigos que están compartiendo con ellos, como uno más, un gran número de experiencias que marcan un antes y un después en sus vidas. No son ni una, ni dos, las personas que sin ser necesariamente aficionados del Levante, han ido viendo como el sentimiento granota se adentraba en ellos gracias a Levante UD EDI. Tanto del mismo entorno, como aquellas que han disfrutado la visita de esta ya potente Escuela de fútbol, y de vida. Una Escuela, ante todo, agradecida. Que a toda persona que se vuelca en ellos, se lo devuelve con creces siempre que se presenta la oportunidad. Como hicieron aprovechando la presencia en Albacete, para llevar en volandas al Levante B Femenino de Maider Castillo hacía la victoria, como compensación a la dedicación y cariño de la histórica central granota con Levante UD EDI en los últimos meses.

En definitiva, el proyecto de Levante UD EDI se está convirtiendo en el máximo exponente del peligro de expansión que reza uno de los lemas del club granota. Tras Albacete 2015, son muchos los retos que se marca la Escuela, como el de seguir ampliando su horizonte, tanto en número de futbolistas como en la cristalización de nuevas secciones en la misma, como el ya previsto equipo para personas con parálisis cerebral. Es tal la ilusión de esta familia, que es difícil frenar su ambición por crecer. Quedan muchas huellas por dejar, y muchas sonrisas por dibujar.

Foto: Levante UD



ARTICULO PATROCINADO POR