jueves, 27 de agosto de 2015

UD Las Palmas: Herrera y la pasión canariona

Tras más de una década, la UD Las Palmas consiguió el pasado curso el tan ansiado ascenso a la Liga BBVA. Lo hizo de la mano de Paco Herrera y no sin sufrir, revirtiendo así el horrible final de temporada del curso anterior que terminó con una dolorosa eliminación en la fase final frente al Córdoba. Ahora sí, el Zaragoza sucumbió al poder amarillo y, pese a ser también un más que digno rival, en esta ocasión la balanza y el premio final cayeron del lado canario. 

-Fotografía: Araújo y Viera/ UD Las Palmas-
Las Palmas fue, sin duda alguna, uno de los equipos que mejor balompié practicó en la división de plata. Una categoría donde tiene un especial mérito, pues los equipos buscan en todo momento imponer su físico y desparpajo para anular así los intentos de circulación fluida del esférico y de trenzar acciones elaboradas por parte del rival. Los goles de Araújo, la magia de Viera, el sentido de Culio y la seguridad de una zaga liderada por Aythami junto a una meta defendida sobriamente por Casto (ahora en Almería) se convirtieron en la base y el pilar del éxito amarillo.

Un estreno esperanzador

La Unión se enfrentaba a un reto doble en su vuelta a la élite, pues lo hacía en uno de los feudos más complicados de la categoría: el Vicente Calderón. Además, con la baja de su presumible guardameta titular: Javi Varas, y con las enormes dudas que el equipo suscitó durante la pretemporada.

Pese a ello, los pupilos de Herrera dieron la cara y, con un sistema de juego similar al tratado de implantar por Alcaraz con dos laterales profundos y tres zagueros, complicó 
-Fotografía: Debut en el Calderón/ SPORT-
y mucho la circulación de juego atlética y anuló los intentos continuos de percutir por el interior de Koke y Óliver. Solamente Griezmann, y no sin fortuna, fue capaz de batir a Raúl.

¿En qué mejoran los fichajes?

La llegada de Varas es un seguro bajo palos. Además, el cancerbero estaba a la espera de una nueva oportunidad en Primera más que merecida. El paraguayo Alcaraz, procedente del Everton, Javi Garrido y Bigas, quien ha firmado su mejor curso en Mallorca, dotarán con un plus extra una zona defensiva en la que se mantienen pilares como David Simón, cerca de renovar, o Aythami.

El centro del campo es todavía la tarea pendiente de los técnicos, pues Herrera cuenta con Javi Castellano (recientemente lesionado) como uno de los pocos futbolistas puros en esa parcela y, parece ser, pronto llegará algún refuerzo. Fausto Rossi podría ser el primero.

Finalmente, la llegada de Willian José apuntala una parcela ofensiva más que prometedora. Junto a Viera, Araújo y la reciente incorproación del ex-levantinista El Zhar auguran muchas noches de alegría en la isla. Todo esto con, sí, don Juan Carlos Valerón como estandarte a sus cuarenta años. Eterno '21'...