sábado, 22 de agosto de 2015

Granotas, Xotos, Orelluts, Franjiverdes, Submarinos... así los veo yo

Foto: Jesús Signes (Las Provincias)

 El twittero "@doriang32", me sugirió escribir un artículo sobre la relación entre hinchadas de equipos valencianos. Me pareció interesante, pero lo descarté: "No soy ningún experto en el tema ¡Para nada!". Más tarde dándole vueltas, tomé la decisión de escribir sobre el asunto. Lo haré desde un punto de vista totalmente personal. Intentaré mostrar como veo a xotos, orelluts, franjiverdes, herculanos, submarinos..., desde mi condición de granota.

Empezaré hablando de la afición franjiverde, una afición que (no sé el motivo) nos mira por encima del hombro. Son habituales los comentarios y cánticos despectivos hacía nuestro estadio y equipo por su parte cuando nos visitan. Para colmo, han estrechado lazos con la grada más radical de Mestalla, sobretodo estas dos temporadas que han estado en primera división. Esta extraña comunión ha hecho que se distancie y enquiste, mas si cabe, la relación entre nuestra afición y la ilicitana. Nuestros queridos xotos se han hecho "Hermano Mayor" de los franjiverdes, todos recordamos los gritos de "Elche es de primera" de la Curva Nord en nuestro estadio. Dios los cría... y para que queremos mas.

Paso ahora a comentar mi opinión sobre los herculanos, una de las aficiones mas soberbias y complicadas del panorama valenciano, creo que se llevan mal con todos. Forman un extraño "triángulo amoroso" con xotos y franjiverdes. Valencianos e ilicitanos unen sus fuerzas contra los alicantinos, pero los del Rico Pérez, lejos de simpatizar con nosotros al tener enemigos comunes, apedrean por norma nuestros autobuses al pisar suelo alicantino con cánticos despectivos. Lo dicho, una afición que va contra todo. Los que hemos pisado su estadio como visitantes, hemos pasado muy malos tragos, y hemos agudizado nuestros reflejos para esquivar todo tipo de objetos lanzados por buena parte de la parroquia local.

Voy ahora a Villarreal, para mi la afición submarina ni fu ni fa, los viajes al Madrigal suelen ser tranquilos, igual que los suyos al Ciutat. El único recuerdo doloroso que uno al equipo submarino es el descenso a segunda en su estadio, pero esto es fútbol. Ellos se jugaban la Champions, Forlán la bota de oro, nosotros llegábamos fundidos y, pese a que nos adelantamos en el marcador con un gol de Reggi, pasó lo que tenía que pasar. Lo dicho, nada en contra de los submarinos por mi parte, tampoco a favor, salvo el poco amor que demuestran hacia nuestros vecinos de Mestalla.

Foto: Levante EMV
   El Castellón, no sé vosotros, pero a mí me caen muy bien. No sé si será por el agradable recuerdo de haber conseguido el último ascenso contra ellos, o la admiración por ver su lucha encarnizada por salir de la tercera división, pero los veo con buenos ojos, poco o nada que reprocharles. También ayuda que tengo buenos amigos orelluts, paso muy buenos ratos oyéndoles rajar del Villarreal y del Valencia.
                                                           

Nuestros vecinos, los xotos. Que decir de la afición que mas respaldo mediático recibe de toda la Comunidad a costa de enmudecer al resto de equipos, alentados por periodistas voceros que recuerdan a dictadores empujando a las masas al combate, una afición acostumbrada a que las instituciones hagan regalos y pasen por alto cualquier infracción realizada por su club, todo esto desemboca en soberbia y actitud altiva. Estas concesiones les da fuerza para creerse con derecho a todo, desde cortar calles a su antojo para cualquier concentración o recibimiento, o aparcar en tercera fila si es preciso en los alrededores de Mestalla, escandalizándose si alguna vez actúa la policía local, cuando en Orriols es el pan de cada jornada. Creo que el único eslabón que nos une con ellos son las malas relaciones con el Hércules.

Podría nombrar mas aficiones, como las de Huracán o Alcoyano, pero al no haber coincidido en la misma categoría con los primeros y el no tener conocimientos en primera persona sobre nuestra relación con los segundos, doy por finalizado el artículo.

Pido disculpas si alguien no comparte lo descrito, o si alguien se ha sentido ofendido, no era mi intención. Por supuesto que no hablo del cien por cien de aficionados. En todas ellas hay cafres y excelentes personas, nadie es mejor que nadie por ser de un equipo u otro. Simplemente es un artículo de opinión, un artículo nada objetivo. Todo lo que cuento lo hago desde mi condición de levantinista.

No quiero terminar sin agradecer a Eric que me permita escribir para Mundo Levante UD. Espero que este sea el primero de muchos artículos. Un saludo y espero volver a encontrarnos.