jueves, 20 de agosto de 2015

El equipo realiza la tradicional ofrenda a la Virgen de los Desamparados con la mirada puesta en el Celta de Vigo

El Levante UD llevó a cabo en la matinal de hoy jueves la tradicional ofrenda a la Virgen de los Desamparados. De la mano del presidente Quico Catalán, quien quiso expresar sus mejores deseos y ruegos, y del capitán Juanfran García, toda la plantilla azulgrana se volcó en un acto que ya se ha convertido en toda una costumbre y que esperan sea tan positivo y augurador como en cursos anteriores.

Foto: Jorge Ramírez / Levante UD
Otro de los pesos pesados del equipo levantinista, David Navarro, aprovechó también para dedicar unas palabras a la afición y comentar los pensamientos e ideas del grupo de cara al inicio de una competición liguera que no será ni de lejos sencilla. El central porteño expresó "la confianza del equipo" de cara a "lograr la permanencia" y quiso matizar que ese logro y el "valor" que el Levante le otorga es lo que convierte al club y a la afición en algo tan especial.

Por supuesto, también expresó la dureza que entraña su próximo rival, el Celta de Vigo, al que calificó como un equipo "con mucho toque, de gente rápida y que presiona muy bien arriba".

Sesión matinal con el equipo al completo

Horas antes de la ofrenda floral, el Levante UD completó una de las últimas sesiones preparatorias antes del estreno liguero del próximo domingo. Lucas Alcaraz contó con la plantilla al completo y, previo trabajo de Miguel Ángel Campos en el plano físico, el técnico granadino fue perfilando un once titular que, salvo sorpresa final, formará con una zaga de cinco y con Deyverson y Ghilas en punta de ataque. 

Para entrar... dejen salir

Con la posibilidad de que hasta tres incorporaciones rematen una plantilla que se antoja notablemente más completa que la del pasado año, el equipo técnico y deportivo trabaja ahora en la salida de los futbolistas que no tienen cabida para Alcaraz. Entre ellos, se encontraban los guardametas Javi Jiménez y Jesús Fernández. Ayer se hizo oficial la marcha del riojano al Elche, mientras que Jesús espera resolver su futuro en las próximas horas y dejar, presumiblemente, su sitio en el equipo a su ex-compañero Diego Mariño.