viernes, 3 de julio de 2015

Atlético Levante 2014-15: Año de ensueño culminado con el ascenso a Segunda B

Foto: Levante UD
Después de un año incómodo y oscuro en las entrañas del renombrado Atlético Levante donde se consumaba su descenso, comenzaba un nuevo reto. Una nueva temporada en el grupo VI de Tercera División y con el venerado técnico en categorías inferiores levantinistas, Miguel Ángel Villafaina a los mandos. El Atlético Levante consiguió el tan ansiado objetivo de la temporada, un ascenso a Segunda B que se materializó en el tiempo de descuento de la final de Play Off con la plantilla en volandas gracias a una afición volcada en la Ciudad Deportiva de Buñol. Así, un año después de que se certificara su descenso de categoría, el cuadro granota volvió a alzarse en la división de bronce del fútbol español.

Muchas dudas rodeaban al filial levantinista en la pretemporada del año 2014 tras su descenso de categoría. Por ello se quiso rehacer una plantilla llena da caras nuevas. Hasta diez jugadores se incorporaron a la disciplina granota durante el verano, y muchos de ellos tendrían un papel trascendental durante el transcurso de la temporada.  Entre los más destacados, Juan Delgado el artillero ex-valencianista, marcó más de una docena de goles importantes entre Liga y play-off, incluido en el partido de la final de la promoción; el zaguero Mateo Garcías, un muro en la defensa y quien debutaría como capitán a lo largo de la campaña destapando su garra, fuerza y liderazgo en el centro de la defensa; Traver y sus aportaciones ofensivas en forma de asistencias o goles; o Zagalá, un refuerzo de garantía para la portería y que también aportó paradas y seguridad bajo los palos para certificar el ascenso. En el plano de salidas, la cesión de Jason al Villarreal B causaría una baja importante en el Levante que veía como perdía a uno de sus jugadores insignia para la temporada.

El comienzo de Liga quiso alargar la mala racha del conjunto azulgrana que cayó en casa del Benigànim y en cuatro partidos disputados únicamente logró  una victoria ante el Ontinyent. Retomar el vuelo no sería tarea fácil, pero el cuadro de Villafaina lo logró, y en la jornada 11 se situaba por primera vez líder en la tabla tras ganar en casa del Novelda por la mínima. Mantendría un largo y tendido pulso con el CD Castellón, un histórico que también se debatía entre el primer y segundo puesto. Volvieron las irregularidades en la plantilla del filial levantinista y el objetivo ya no era el liderato, pero sí el situarse en la zona de promoción antes de terminar la primera vuelta y así lo consiguió venciendo al Villarreal C por 2-1, en uno de los partidos clave de la temporada.

Foto: Iván González // Levante UD
El mercado invernal iba a sentar bien al Levante que recobraría fuerza con las incorporaciones. Importantes jugadores como Nanclares, Keita Junior o la vuelta del mismo Jason hicieron que el Atlético Levante fijara sus miras de nuevo en la zona más alta de la clasificación y entrara en una dinámica muy positiva que se alargaría trece jornadas. Tras más de una docena de partidos imbatidos durante la segunda vuelta, el conjunto de Villafaina se toparía con un necesitado Alzira que lograría batir a los levantinistas. Nada pudo hacer el cuadro granota para alzarse con el liderato a final de temporada, que sí obtuvo su máximo rival en competición, el CD Castellón, pero sí quedó clasificado en segundo puesto para la promoción de ascenso que haría que se enfrentara a tres equipos.

El Tarazona sería el primer verdugo para el Levante. Con un cómodo resultado global de 4-1, el Atlético Levante pasaría sin apenas apuros a las semifinales del play-off que le enfrentaría al Palencia. Más complicaciones pasaría en esta ocasión el Levante, que no se vio en ningún momento por debajo de la eliminatoria y pudo, gracias a un ajustado 3-2 global, clasificarse para la eliminatoria donde le esperaba el Atlético Sanluqueño.

  
Foto: Arnau Llopis // Levante UD
El Atlético Levante que no había concedido un solo partido a sus rivales en lo que llevaba de promoción logró sacar un valioso empate a cero en Sanlúcar de Barrameda que le permitía decidir la eliminatoria en Buñol. Y allí se decidió el partido más importante de la temporada para la entidad. Solo le valía la victoria al cuadro de Villafaina que se topó con un Atlético Sanluqueño con mucha ambición y apretando en todo momento en el partido. Gracias a un gol del pichichi del Levante, Juan Delgado, lograron ponerse los locales por delante. Pero a falta de veinte minutos, el cuadro gaditano marcaría el tanto que momentáneamente les daba el ascenso. Parecía que todo concluiría con empate y ascenso rival, pero una gran combinación entre Keita Junior y Fran Núñez en el minuto 94 que finalizaba en gol, y una parada inverosímil de Zagalá en el minuto 96 permitía al Atlético Levante ser equipo de Segunda División B la temporada que acecha.

Un ascenso costoso, trabajado y luchado que se convierte en uno de los hitos más recientes que logra el filial levantinista. 


ARTÍCULO PATROCINADO POR: