martes, 30 de junio de 2015

Verza: un multiusos de garra y magia

-Fotografía: Verza con la camiseta del Almería/ MARCA-
El Levante UD ha dado los primeros pasos en una planificación deportiva que parece gestarse a fuego lento en las entrañas de las oficinas del club azulgrana. Después de dar la baja a un buen número de los futbolistas que apenas contaron con minutos durante el pasado curso bajo los mandos de Lucas Alcaraz, los dos primeros refuerzos llegaron desde la UD Almería, equipo recién descendido a la categoría de plata. Rubén apuntaló, casi por sorpresa, la portería, mientras que Verza confirmó lo que era un secreto a voces tras rubricar su nuevo contrato para las próximas temporadas.

-Fotografía: Verza en Orihuela/ La Verdad-
El nombre del centrocampista, muy del agrado de Alcaraz, estaba marcado en rojo desde hace muchos meses en la lista de la dirección deportiva. Pese a los intentos postreros del Betis por seducirle, el alicantino decidió mantener su palabra y convertirse en una de las piezas importantes del nuevo proyecto del Levante. 

Natural de Orihuela, José Antonio García Rabasco aterrizó con apenas quince años en las categorías inferiores del Villarreal. Después de dos temporadas en tierras castellonenses, debutó con el primer equipo en Anoeta en 2003, coincidiendo esa temporada con otro ex-levantinista como Xisco Nadal en el tránsito hacia la primera plantilla amarilla. 

Con dieciocho años, Verza puso rumbo a Huelva en calidad de cedido para, un año más tarde y con el Villarreal en pleno auge y crecimiento dentro del panorama europeo, salir por la puerta de atrás y enrolarse en las filas del Córdoba. El poco protagonismo en El Arcángel le valió para relanzar su carrera desde las filas de "su" Orihuela, donde firmó dos temporadas sobresalientes. Se destapó como un gran ejecutor a balón parado y consiguió unos guarismos goleadores nada desdeñables para un centrocampista.

-Fotografía: Verza defiende el escudo del Albacete/ MARCA-
El Albacete llamó a la puerta de Verza y, pese a su juventud, la madurez del alicantino se hizo patente como uno de sus grandes valores añadidos. Tres años de éxitos y liderazgo que le catapultaron a guiar al Almería hacia la máxima categoría y mantenerlo, como líder y capitán, hasta el pasado mes de mayo. El descenso del cuadro albirrojo y la llamada del Levante terminaron por confluir en un acuerdo más que satisfactorio para ambas partes.

Con Verza el Levante suma madurez y carácter. Un mediocentro con un registro variado, capaz de descolgarse y acercarse al área y de recuperar el esférico con suma facilidad. No termina de ajustarse al perfil de "ocho" clásico, pero sí que muestra un dominio notable en el desplazamiento del balón y, por supuesto, en las acciones a balón parado. Una mezcla de garra, de precisión, de magia y de inteligencia con la que cualquier entrenador sueña. Ahí lo tienes, Lucas.



ARTÍCULO PATROCINADO POR