lunes, 8 de junio de 2015

Special Olympics Villarreal 2015: Un antes y un después de Levante UD EDI

Foto: DiLevante
Domingo al mediodía. Hora del postre, antes de partir de regreso a Valencia. Bajo de mi habitación del hotel de descansar, tras la indisposición provocada por el duro e incesante sol que nos azotó todo el fin de semana. Llego al salón donde la expedición comía. Cojo sitio en una de las mesas para intentar compartir los últimos momentos de un viaje inigualable. Me sentía flojo, cansado. Al instante, llega Joni, que con su gracia natural viene a hacernos fotos para guardarnos en su recuerdo. Disfrutó como nunca lo he visto disfrutar en todo el año. Tras él, vino Andrei y se sienta a mi lado. Empieza a charrar y gastar bromas a todos los presentes en la mesa. Cinco minutos en los que nos arrancó sonrisas y carcajadas sin parar. Se marcha, y me doy cuenta que el malestar que tenía, voló. Esos minutos me volvieron a cargar de energía. Joni y Andrei marcaron un antes y un después, en unas horas en las que lo estaba pasando mal. Solo un ejemplo mínimo y concreto, de un punto de inflexión mucho más general y trascendente que marca la aparición del equipo de Levante UD EDI en todas aquellas personas en cuyo camino se cruza. 

Fotos: Jorge Ramírez / Levante UD
Así lo pueden refrendar todos aquellos que han compartido tres días fantásticos junto a la expedición de Levante UD EDI, en su participación en la quinta edición del Torneo Unificado Special Olympics. La primera que se disputó en Villarreal. El resultado final del torneo es lo de menos. En la edición anterior de Albacete, se consiguió ganar. En esta ocasión la suerte nos fue esquiva. El Levante A finalizó tercero en su categoría, mientras que el B lo hizo en la cuarta posición en la suya. Nada que reprochar. Todas las experiencias suponen un aprendizaje continuo, y los jugadores saben que las victorias se disfrutan, y que en las derrotas se crece como deportista y como persona. Lo importante es haber sumado una nueva vivencia, tanto futbolística como de convivencia con esta numerosa familia, a la que cada vez se va enganchando más y más gente. Tres días complicados de describir con palabras.

Fotos: Jorge Ramírez / Levante UD
El crecimiento desenfrenado del proyecto Levante UD EDI, que cuenta con más de setenta jugadores en sus filas, provoca que tan solo una veintena de ellos pudieran competir en este torneo. Unos futbolistas que se comportaron de diez sobre el terreno de juego, dando todo lo que tenían dentro, sin quejarse en ningún momento de las extremas condiciones de calor en las que se disputó el campeonato. Algo que no importó al resto de componentes y sus familiares, que sacaron orgullosos su condición de peñista de Di_Levante, para acudir a animar y apoyar a su equipo. Una invasión granota, reforzada con los siempre dispuestos Voluntarios del Levante UD, que superó con creces a cualquier otra afición presente en la Ciudad Deportiva del Villarreal CF. No hay nada mejor para superar el calor y la tensión pre y postpartido, que cruzarte con mil abrazos y sonrisas de todos ellos. Algo que multiplica la alegría de las victorias, y reduce a la mínima expresión el disgusto de las derrotas. Lo que decía, todo lo ves diferente según si lo haces antes o después de conocer Levante UD EDI. Si la vida te pone a prueba y te empuja, te levantas y le retas con una sonrisa. Eso me lo han enseñado ellos. Una prueba más de que la integración es recíproca. 

Fotos: Jorge Ramírez / Levante UD
A parte de los siempre fieles entrenadores, delegados, fisioterapeutas y otros acompañantes habituales del equipo, que por suerte ya conocemos la magia que envuelve este proyecto,  también merecen una mención especial los jugadores unificados. Aquellos futbolistas sin discapacidad, que dan su apoyo en el terreno de juego, en busca de una verdadera inclusión y de potenciar el juego de los futbolistas de los diferentes equipos y asociaciones participantes. No hay que olvidar el sacrificio de los Carlos, Pedro, Jorge o Sito, que un poco a la sombra mediática de la aportación de los futbolistas de renombre, realizaron un torneo sensacional, rayando a un gran nivel con un enorme esfuerzo físico, bajo un calor asfixiante. No se sabe la dureza de ser jugador unificado, hasta que te toca serlo. El sacrificio físico y mental es de una exigencia brutal. A pesar de ello, podéis imaginaros el nivel de satisfacción que genera el compartir campo con los jugadores de Levante UD EDI, para que todos ellos no duden ni un segundo en decirnos "la próxima vez volver a llamarme, por favor".

Foto: Jorge Ramírez / Levante UD
Vayamos a esos jugadores de renombre. El compromiso con los chavales mostrado por los futbolistas que visten o han vestido los colores del Levante UD, en su primer equipo masculino o femenino, son de esas cosas que refuerzan la pasión por unos colores a cualquiera. Seguramente, Maider Castillo, Miguel Pérez y Nano, pensaban que ya lo habían vivido todo en el fútbol hasta que llegó este fin de semana. Mientras que las jóvenes Olga García y Andrea Esteban saldrán reforzadas mentalmente de esta experiencia, para la larga y exitosa carrera deportiva que aún les queda. De todos ellos, destacar el esfuerzo realizado en el campo, y la cercanía con el resto de jugadores, tanto dentro como fuera de él. No estaban allí para la foto. Para nada. Seguramente ellos no quieran  o no busquen que trascienda, pero su enorme sacrificio por el equipo quedó plasmado por los muchos contratiempos que sufrieron. Nano se dejó el tobillo por ellos. Olga se partió la cara por ellos. Miguel se tuvo que volver dolorido a casa el sábado, y el domingo no dudó en volver. Maider...Bueno, con Maider nadie pudo. Es incombustible. Para el recuerdo de los presentes quedará el enorme corte de balón bajo la línea de gol en el primer partido de competición. Algo que no sorprenderá y que echarán de menos los asiduos a Nazaret. Andrea acudió para ayudar en la labores de fisioterapeuta a Vicente Lizondo Cortés, y tenía tanta ilusión o más que los propios jugadores, hasta el punto de lanzar indirectas como "tengo el equipaje y las botas en la mochila, por si acaso". El hambre de fútbol de esta chica es increíble. Esperamos poder disfrutarla muchos años en el Levante UD, tanto en su equipo femenino como en otros campeonatos de Levante UD EDI.

Foto: Jorge Ramírez / Levante UD
En definitiva, tres días increíbles que llenan el corazón de todos los que lo han disfrutado. Cuando convives con la gente de Levante UD EDI, cambia la visión de muchas cosas, y la importancia que se les da. Por eso, siempre me gusta recalcar que se habla mucho de la integración e inclusión que se les dota a las personas con discapacidad, pero se habla poco de la integración en la vida que ellos nos proporcionan a los que compartimos tantos momentos con estos luchadores. Nos enseñan a relativizar los problemas y a pelear por mejorar. Pero, sobre todo, nos enseñan a disfrutar los pequeños placeres de la vida. Esos que la vorágine del estrés diario nos tapa, y que no echamos de menos hasta que los perdemos. Al menos es la visión personal de quien os escribe estas palabras. Yo no tengo duda, hay un antes y un después de que Levante UD EDI se cruzase en mi vida. Gracias por dibujarme sonrisas. Gracias por dejarme huella. 


ARTÍCULO PATROCINADO POR