lunes, 13 de abril de 2015

Una defensa indefensa

Los grandes sabios del fútbol comparten la teoría de que los cimientos de un equipo comienzan a construirse desde atrás. El Levante ha hecho valer fuerte ese lema a lo largo de las últimas temporadas en primera división. No hace mucho, eran uno de los equipos más costosos de superar por los adversarios, incluso reconocido por futbolistas y técnicos rivales. Pero algo ha cambiado.

Foto: LFP.es
En esta vigente temporada, el equipo levantinista no es solo el segundo equipo que más goles encaja, tan solo por detrás del Rayo Vallecano, sino que además un alto porcentaje de tiros dirigidos entre palos finalizan en gol. Ni la defensa ni Lucas Alcaraz acaban de dar con la fórmula ideal en un asunto tan preocupante. Con una practicamente nula participación de Nikos y Pedro López, se ha visto improvisar hasta con Morales de lateral.

Un total de trece jornadas consecutivas son las que acumula actualmente el Levante viendo que su portería es perforada, sea por descuidos de laterales o centrales o del propio portero, con goleadas escandalosas como la visita en Vallecas. Además, de dichos goles encajados, resalta la anticipación de los atacantes rivales y que terminen anotando de cabeza una gran cantidad de ellos. El más claro ejemplo lo tenemos en este último derbi: cinco tiros a puerta, tres goles encajados y dos de ellos de cabeza.

Atrás quedaron los Keylor Navas, Ballesteros,... pero el Levante cuenta con futbolistas que deben ser de garantías y generar esa seguridad como Mariño, David Navarro, Iván López u otros.


ARTICULO PATROCINADO POR